Apple empezará a pedir permiso a los usuarios para espiarlos mientras usan sus dispositivos

apple

La firma de Cupertino retomará su programa de mejora de los comandos de voz de Siri este otoño

RODRIGO ALONSO

No es ningún secreto que no corren buenos tiempos para la protección de los datos. Sin embargo, parece que las compañías tecnológicas están tratando de mejorar la seguridad de los usuarios; al menos en la parte que les corresponde. Y es que Apple, una de las firmas que se ha visto envuelta en el escándalo de las escuchas a través de dispositivos, ha tomado la determinación de realizar cambios en Siri, su inteligencia artificial, y dejar en manos del usuario la decisión de participar en su programa de mejora de los comandos de voz, que se retomará este otoño.

«Sabemos que los clientes se han preocupado por los informes recientes de personas que escuchan grabaciones de audio de Siri como parte de nuestro proceso de evaluación de calidad. Escuchamos sus inquietudes, suspendimos inmediatamente las escuchas humanas y comenzamos una revisión exhaustiva de nuestras prácticas y políticas. Como resultado, hemos decidido hacer algunos cambios», ha apuntado la firma de Cupertino en un comunicado publicado en su Newsroom.

Cabe recordar que a finales del mes pasado, «The Guardian» publicó las declaraciones de algunos trabajadores de Apple que se dedicaban a transcribir conversaciones de los usuarios de dispositivos de la empresa de la manzana. Estos clips de audio eran captados gracias a Siri y, en muchos casos, contenían información extremadamente sensible. «Ha habido innumerables casos de grabaciones sobre temas privados entre médicos y pacientes, negocios aparentemente criminales, encuentros sexuales, etc. Estas grabaciones van acompañadas de datos del usuario que muestran la ubicación, los datos de contacto y los datos de la aplicación», explicaba un empleado de la empresa al diario británico.

El posterior escándalo provocó que la tecnológica se decidiese a interrumpir las escuchas en agosto. El objetivo era realizar una actualización del software de Siri que diese al usuario la opción de escoger si desea participar en el programa. Un cambio que, según apuntan desde Apple, llegará en unos meses: «Como resultado de nuestro análisis, hemos llegado a la conclusión de que no hemos estado totalmente a la altura de nuestros elevados ideales y pedimos disculpas por ello. Como anunciamos anteriormente, hemos interrumpido el programa de evaluación de Siri. Pensamos retomarlo en otoño cuando las actualizaciones de software estén disponibles para los usuarios».

A su vez, la firma estadounidense se compromete a no conservar las grabaciones que capte su inteligencia artificial. Al mismo tiempo, garantizan que los audios de aquellos usuarios que decidan «ayudar» a Siri solo estarán disponibles para trabajadores de la empresa , y que «borrará toda grabación en la que se determine que no había intención de activar Siri».