Manifestación en Pamplona contra la «provocación» por seguir libre 'La Manada'

Asistentes a la manifestación de Pamplona./AFP
Asistentes a la manifestación de Pamplona. / AFP

Los asistentes, convocados por colectivos feministas, han denunciado la «justicia patriarcal»

EFE

Una manifestación convocada por los colectivos feministas Andrea y Lunes Lilas ha denunciado este lunes por la tarde en la capital navarra «la justicia patriarcal» que ha confirmado la libertad provisional para los miembros de La Manada, un caso que se ha convertido en «una provocación».

Los asistentes han mostrado su «indignación» por esta decisión sobre 'La Manada', «hartas» de que la víctima lleve «dos años y medio sufriendo diariamente la desatención y la injusticia que acentúan el dolor, dos años y medio viendo como los hechos se describen como violación y sin embargo son considerados como un mero abuso».

Tras recordar que «en casos menos sangrantes» como la agresión en Alsasua a dos guardias civiles y su parejas se mantiene en prisión a los condenados pese al recurso interpuesto, las convocantes sostienen en un comunicado que el caso de La Manada «es una provocación» y «un referente para todas las mujeres».

Han reivindicado así «el derecho» a moverse «en libertad de día y de noche» y a «un sexo basado en el deseo mutuo», por lo que han instado a la reforma «urgente» del Código Penal para que no exija «poner en riesgo la vida» sino que recoja que «el no es no y solo sí es sí».

Andrea y Lunes Lilas han reclamado además «mayor representación» de la mujer en los ámbitos de decisión judiciales y una formación en género para el conjunto de la judicatura para evitar, han dicho, «que se nos agreda dos veces: primero por el hombre y después por una justicia que no nos cree».

Tras recordar que en este 2019 ya ha sido asesinada una mujer en Laredo (Cantabria) y se han denunciado varias violaciones grupales, han pedido asimismo «una ley de violencia sexual que proteja a las mujeres de manera integral y contemple los recursos necesarios para garantizar sus derechos».

Y en este punto han calificado de «increíble» que la víctima de La Manada no haya sido considerada víctima de violencia machista por ser una «agresión» fuera del ámbito de la pareja.