Miembros de 'La Manada', increpados y expulsados de una piscina municipal

«No vamos a permitir que Palomares del Río se convierta en refugio de violadores», afirma la alcaldesa

EFE

Varios miembros de 'La Manada', condenados por abusar sexualmente de una joven en los Sanfermines de 2016, han sido increpados este fin de semana por los usuarios de una piscina municipal de Palomares del Río (Sevilla) cuando fueron reconocidos, por lo que tuvieron que abandonar las instalaciones.

El Ayuntamiento de Palomares ha informado este lunes de estos hechos, que ocurrieron el sábado, ante la «importante alarma social» que ha generado en el municipio, por lo que han querido avisar a la ciudadanía «para que esté alerta y no vuelva a ocurrir» en la localidad.

Según el Consistorio, algunos miembros de este grupo, acompañados por un operario municipal, accedieron a las dependencias del Polideportivo Municipal, en horario de apertura al público, y los usuarios de la piscina al reconocerles comenzaron a increparles con gritos. Ese operario les acompañó entonces a unas dependencias anexas del campo de fútbol, donde se quedaron hasta que cerró la piscina.

El gobierno local de Palomares ha destacado este lunes que no permitirá que personas declaradas «non gratas» por el pleno del Ayuntamiento utilicen espacios públicos «para provocar alarma social». Además, ha indicado que se ha abierto un expediente informativo al operario municipal para depurar todas las responsabilidades que tenga respecto al uso indebido de unas instalaciones públicas «para beneficio de unos violadores».

«No vamos a permitir que Palomares del Río se convierta en refugio de violadores ni delincuentes, no vamos a tolerar que nuestra ciudadanía se sienta alarmada por este tipo de visitantes indeseables», añade el Ayuntamiento en un comunicado firmado por la alcaldesa accidental, Juana Caballero (IU).

Por otro lado, el abogado de cuatro de los cinco miembros de La Manada, niega los hechos y asegura que sus defendidos no tuvieron problema alguno en el recinto algo que contrasta con lo dicho por la alcaldesa de la localidad en Espejo Público este mates.

El letrado ha especificado que fueron sólo dos de los componentes del grupo los que estuvieron en Palomares, José Ángel Prenda y Jesús Escudero, acompañados por una decena de personas, incluidos padres de sus amigos, citados allí para celebrar un cumpleaños, y estuvieron en la piscina desde la una y media de la tarde, «sin que hubiera ni un solo problema, ni un solo incidente y ni un comentario hacia ellos».

«Estuvieron en la piscina, almorzaron, fueron a una zona distinta a jugar al dominó, tomando una copa o lo que quiso cada uno, y cuando se iban quedaban unas diez personas del grupo, y se fueron al campo de fútbol, se ducharon porque les llevó un empleado al que pidieron el favor, se marcharon cada uno a su casa y no pasó absolutamente nada», ha dicho.

Con respecto al comentario de la alcaldesa accidental en relación a que un empleado les facilitó la entrada en la piscina, ha señalado que «alguien avisaría, y algún concejal llamó al empleado y le hizo referencia a por qué estaban allí, a lo que contestó que habían pagado su entrada como cualquier otra persona, y cuando le dijeron que eran personas declaradas non gratas en el pueblo, le dijo que eso no les limitaba el acceso a los edificios públicos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos