«Las ikastolas fueron las inventoras de la educación en euskera»

Los profesores que crearon los primeros libros de texto en euskera recibieron un diploma y el cariñoso aplauso del público/José Mari López
Los profesores que crearon los primeros libros de texto en euskera recibieron un diploma y el cariñoso aplauso del público / José Mari López

Kilometroak homenajeó a los profesores quecrearon los primeros libros de texto en lengua vasca

MARISOL FERNÁNDEZ

«Las ikastolas han sido las inventoras de la educación en euskera. Han trabajado activa y pasivamente. Además, han sido muy generosas con el resto de la comunidad educativa, ya que han compartido su conocimiento y material con la escuela pública y con Kristau Eskola», afirmó Iñaki Etxezarreta, uno de los catorce profesores de Urretxu Zumarraga Ikastola que este domingofueron homenajeados por crear los primeros libros de texto en euskera.

Además de Etxezarreta recibieron el reconocimiento Nekane Agirre, Mikele Aldasoro, Eli Aramendi, Ramon Azurmendi, Belen Baztarrika, Izaskun Bernaras, Mari Jose Elgarresta, Maite Imaz, Elisabet Lete, Arantxa Leunda, Batis Maiz, Mertxe Serna y Juani Zabaleta. Todos ellos recibieron como recuerdo un cuadro con un bertso de Aitor Sarriegi-bertsolari y profesor del centro del Alto Urola- que llevaba por título 'Eskerrik asko'.

El acto de homenaje arrancó a las doce del mediodía en la iglesia parroquial Lourdesko Ama de Urretxu, regentada por los Padres Pasionistas y situada pared con pared con UZ Ikastola. La elección del lugar fue un guiño a los frailes por el peso que tuvieron en los inicios del centro escolar. La asociación Jesusen Nekaldiaren Anaidia, creada en 1947 bajo el amparo de la congregación de Padres Pasionistas de Urretxu, realizaba todo tipo de actividades en euskera, la mayoría en la clandestinidad (teatro, baile, excursiones, gau eskolak...). De la mano de esta asociación y con la ayuda de los Padres Pasionistas, un grupo de padres y madres creó la ikastola. Corría el año 1966.

Sus comienzos «no fueron fáciles, ya que no se disponía de libros o material en euskera. Los profesores utilizaron su imaginación para impartir las clases, y con el paso de los años, comenzaron a elaborar sus propios libros de texto», recordaron Amaia Aranburu y Alex Díaz, madre y alumno de la ikastola que se encargaron de presentar el acto. «No podemos olvidar, que todas las ikastolas empezaron a trabajar desde cero; enseñaban utilizando recursos que ofrecía la naturaleza y trabajando la imaginación».

Según iba aumentando el número de alumnos «cada vez eran más necesarios los libros de texto, pero en euskera no había nada». Así, de la mano de Gipuzkoako Ikastolen Langile Elkartea y a petición de Joxean Ormazabal eta Iñaki Zubeldia, que formaban parte de la misma, los profesores de UZ Ikastola empezaron a crear sus propios libros de texto, a mediados de la década de los setenta.

El primero fue 'Zipristin', un libro de lectura creado por Mikele Aldasoro y Arantxa Leunda. Le siguieron la colección Kux Kux, que corrió a cargo de Juani Zabaleta y Nekane Agirre. El dinero que se recaudó con la organización del Kilometroak de 1985 se destinó a la creación de la colección Sirimiri, material para alumnos que no sabían euskera. Trabajaron en el proyecto Belen Baztarrika, Iñaki Etxezarreta, Elixabet Lete, Mikele Aldasoro, Izaskun Bernaras, Mertxe Serna y Ramon Azurmendi. Ese mismo año llegó a la Ikastola el primer libro para Educación Infantil 'Haurtxoa'. De ello se encargó Juani Zabaleta junto a profesores de otras ikastolas.

Además de libros, los profesores de la ikastola crearon su propio material audiovisual. Fue sobre todo cosa de Batis Maiz. Como ejemplo, destacaron el verano de 1977, que acompañado por Iñaki Etxezarreta recorrieron todo Euskal Herria sacando fotografías que acabaron convirtiéndose en una colección de varios cientos de diapositivas.

Con una multicopista

Iñaki Etxezarreta agradeció el homenaje en su nombre y en el de sus compañeros y lo hizo extensivo a todas sus familias. Afirmó que la creación del material pedagógico en euskera fue «clave». Recordó que comenzaron con una multicopista y que pasaron a los libros y posteriormente, al formato digital. «Un gran invento el de las ikastolas», afirmó con satisfacción. El acto de homenaje arrancó y finalizó con la actuación del coro infantil de alumnos de Secundino Esnaola Musika Eskola y a lo largo del mismo también actuarón Irrintzi Dantza Taldea y Lurra Dantza Taldea.

El último Kilometroak 'tradicional' se celebrará en Zarautz en 2019

La Ikastola Salbatore Mitxelena de Zarautz organizará el Kilometroak de 2019, el último que se celebrará siguiendo el modelo 'tradicional'. Será el 6 de octubre del próximo año y en 2020 cambiará el formato. Belén Murua e Iñigo Ameztoi, directora y presidente respectivamente del centro de Urola Costa, recibieron este domingo el testigo de manos de Mon-tse Alkorta y Argiñe Artolazabal, directora y presidenta de Urretxu Zumarraga Ikastola y Nekane Artola, presidenta de Kilometroak.

El testigo, una talla de Antton Mendizabal, llegó a la iglesia Lourdesko Ama de Urretxu, lugar en el que tuvo lugar el acto, en la Zubizikleta, una colorida bicicleta que ha participado en todos los eventos relacionados con el Kilometroak.

Iñigo Ameztoi agradeció a UZ Ikastola la ayuda que han recibido por su parte hasta la fecha y se mostró convencido de que podrán seguir recibiéndola en el que camino que tienen por delante. «Nos toca cerrar un ciclo», dijo. Asimismo, invitó a acudir a Zarautz el próximo año a «pasarlo bien».

El primer Kilometroak se celebró en 1977 en Beasain y Lazkao. La sociedad ha cambiado mucho desde entonces. La fiesta se ha ido adaptando poco a poco, pero las ikastolas de Gipuzkoa opinan que ha llegado la hora de modificarla en profundidad para poder adaptarse adecuadamente a los nuevos tiempos. Con ese objetivo en 2015 comenzó un proceso de reflexión denominado Kilometroak Bidea, que dio como resultado un nuevo modelo de fiesta de cara a 2020. La gran fiesta Kilometroak se mantendrá en el calendario. De hecho, ya se sabe que la encargada de organizarla será la Ikastola Zubimusu de Amasa-Villabona-Zizurkil. Además, a lo largo de todo el año se llevarán a cabo varios eventos dentro de la iniciativa Kilometroak que serán organizados por distintas ikastolas de Gipuzkoa.

La edición de este año ha sido la cuadragesimo segunda. La Ikastola Urretxu-Zumarraga está llevando a cabo un cambio en su modelo pedagógico y estos últimos años han renovado los espacios educativos para adecuarse a las nuevas necesidades. Este verano se han renovado las aulas de Educación Primaria y del primer ciclo de la ESO, y el dinero obtenido en el Kilometroak estará destinado a sufragar estas obras.

Por su parte, la Ikastola Salbatore Mitxelena de Zarautz destinará las ganancias que obtengan a hacer frente a la inversión económica que conlleva la creación del nuevo marco pedagógico. Los zarautztarras cogieron por primera vez el testigo para organizar la fiesta de Kilometroak en 1987. El dinero recaudado se destinó a rehabilitar el edificio de Salbatore Mitxelena Ikastola y para abastecer a las ikastolas de Iparralde que necesitaban ayuda de manera apremiante. En 2004, tomaron el testigo por segunda vez junto con Orio. Gracias a lo recaudado pudieron reforzar el proyectos del liceo politécnico Oteitza.

 

Fotos

Vídeos