Los primeros 5 metros cuadrados de balcón no computarán en la edificabilidad de Donostia

Los primeros 5 metros cuadrados de balcón no computarán en la edificabilidad de Donostia

El Pleno extraordinario del día 28 aprobará varias modificaciones del Plan General que afectan también a los futuros hoteles y los pisos turísticos

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA

Va a ser un Pleno extraordinario y de indudable importancia el que se celebrará el día 28 en el Ayuntamiento de San Sebastián puesto que se llevan a aprobación inicial varias modificaciones del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), la norma suprema que rige el urbanismo en la ciudad. Entre ellas, la exclusión del cómputo de aprovechamiento edificatorio a los primeros 5 metros cuadrados de balcón de una casa (hoy se cuenta el 50% de sus superficie), según han explicado este lunes los concejales Ernesto Gasco y Enrique Ramos. Una de las consecuencias que va a tener esta medida es que a partir de ahora cuando una comunidad de vecinos quiera efectuar el cierre de balcones en toda una fachada no habrá problemas por parte del Ayuntamiento de autorizar la operación dado que si los balcones son de menos de 5 metros cuadrados no afectará con la nueva normativa a la edificabilidad del edificio.

Otro de los cambios que se llevará a aprobación inicial es la adaptación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) a lo establecido en la nueva ordenanza de pisos turísticos, que permite, en determinadas zonas y con determinadas condiciones, habilitar estos apartamentos en los pisos altos de viviendas, algo que impedía el Plan General. Con esta adaptación se busca una mayor seguridad de la normativa donostiarra ante posibles pleitos contra la ordenanza.

Uno de los aspectos importantes en que cambiará el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) es en lo relativo a las transformaciones de parcelas de suelo residencial para su uso terciario por hoteles. El Pleno se dispone a endurecer los criterios para llevar adelante estas operaciones de tal forma que a partir de ahora será necesario aprobar un plan especial para permitirlas. Igualmente, el máximo órgano de decisión de la ciudad cambiará los tamaños promedio de las viviendas que de 85 metros cuadrados va a pasar a 50 metros cuadrados, permitiendo que viviendas de 90-100 metros cuadrados se puedan convertir en dos hogares. Esta modificación va a permitir subdividir miles de viviendas en dos pisos, lo que es especialmente interesante en una ciudad cada vez más envejecida, con muchas personas viviendo solas y en pisos demasiado grandes. «Es una medida que favorecerá el medio ambiente, porque permitirá aprovechar mejor los espacios, permitirá a las personas mayores vivir en pisos accesibles y facilitará que los progenitores puedan emanciparse, además de fomentar el dinamismo comercial de muchas zonas», ha explicado el concejal Ernesto Gasco

 

Fotos

Vídeos