La Concha aguarda un nuevo nombre para su palmarés

La Concha aguarda un nuevo nombre para su palmarés

Orio asume su papel de gran favorita pero no se fía de Arraun y pretende rematar con otra victoria en la segunda jornada

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEA

A las diez y media de la mañana de ayer, duchadas ya tras el último entrenamiento de la temporada, las remeras de Donostia-Arraun Lagunak iban desfilando por el muelle donostiarra hacia sus casas. De una en una, de dos en dos, se retiraban a velar armas en sus aposentos Amaia Sexmilo, Nerea Txokarro, Nagore Claramunt... Lucían una sonrisa en sus rostros y venían a coincidir en que «la presión la tiene Orio», que era la principal favorita hace una semana a ganar la regata femenina y más ahora que va a salir dos traineras por delante del resto. «Queremos disfrutar de la última regata del año, quedarnos a gusto con nuestra regata y ya veremos si será suficiente». No será poco. ¿Bastará?

Lo que nadie cuestiona es que ni San Juan, ni Zumaia, ni la única embarcación gallega clasificada -Náutico de Riveira- reverdecerán laureles esta mañana, por lo que la Bandera de La Concha abrirá sus selectas puertas a una cuarta trainera. Orio-Babyauto acumula el mayor número de papeletas. No en vano, ha superado a Arraun Lagunak en diecisiete de las dieciocho regatas oficiales en las que se han enfrentado este verano. Su única derrota llegó hace más de dos meses, el 30 de junio en Lekeitio. La Lugañene se impuso aquella mañana por cinco segundos, una ventaja que hoy no les bastaría. Pero esta mañana no bogan ni la estadística ni la lógica.

Dos traineras 'sin'

Orio y Arraun volverán a encontrarse en una tanda de honor que completarán Hibaika y San Juan, dos tripulaciones jóvenes plagadas de 'sin': sin presión, sin complejos y sin nada que perder. Más bien, todo por ganar con miras a un futuro prometedor, pero al nuevo ciclo en el que se encuentran aún le falta el recorrido de Arraun Lagunak y, sobre todo, Orio.

Mirar más allá de la tanda de honor no permite atisbar la bandera. Hondarribia, Náutico de Riveira, Donostiarra -los tres equipos junto a Arraun ayer en Donostia- y Zumaia están demasiado lejos como para pensar en dar la campanada. Precisarían un cambio de mar de una tanda a otra que no se prevé.

La Concha aguarda un nuevo nombre a su palmarés.