Margarita Robles se desplaza a las posiciones españolas situadas en la 'Línea Azul'

Margarita Robles interviene ante las tropas españolas destinadas en Líbano./Alberto Ferreras
Margarita Robles interviene ante las tropas españolas destinadas en Líbano. / Alberto Ferreras

Se trata de dos puestos de vigilancia estratégicos claves dentro del despliegue de UNIFIL

Alberto Ferreras
ALBERTO FERRERASMarjayoun (Líbano) Enviado especial

Durante su segunda jornada en Líbano, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha visitado varios puntos fronterizos situados en emplazamientos especialmente conflictivos de la zona controlada por UNIFIL.

La base de Marjayoun está emplazada en una zona desmilitarizada próxima a la llamada Línea Azul (Blue Line) que separa Israel del Líbano, con una longitud total de 121 kilómetros. En esa zona existen dos posiciones estratégicas de observación de responsabilidad española situadas en el Sector Este, denominados 4-28 y TP-37, desde los que se controlan más de 60 kilómetros de la Línea Azul.

De estos dos emplazamientos, el 4-28, situado cerca de la localidad de Al Ghjjar (a unos 60 kilómetros de Damasco y literalmente dividida en dos mitades por la Línea Azul) es uno de los 24 que se encuentran bajo el mando de Naciones Unidas. El 28 de enero de 2015 sufrió un ataque de mortero procedente de la zona israelí, en el que perdió la vida el cabo Francisco Javier Soria, que se encontraba en ese momento en una torre de vigilancia situada en la entrada del destacamento. La zona está situada en un área de influencia de Hezbollah.

Tras recibir las explicaciones del teniente coronel Nicolás González, jefe del Grupo Táctico Ligero Protegido del 4-28, la ministra Robles ha pronunciado un discurso donde ha querido recordar «aunque de manera improvisada, la memoria del cabo Soria, que fue víctima por defender la paz y la libertad». A continuación ha añadido que «las tropas españolas desplazadas en la zona son las mejores preparadas en en este territorio, donde pasan todas las horas del día en situación del claro riesgo, siendo precisamente ese riesgo lo que permite que estemos aquí en una situación de paz relativa».

Margarita Robles resaltó lo evidente de la peligrosidad de la zona con las defensas instaladas por Israel en la valla que delimita la Línea Azul, donde la falta de diálogo «entre Israel y Líbano se suple con nuestras fuerzas de Naciones Unidas, lo que pone de relieve el papel fundamenta que están desarrollando nuestras Fuerzas Armadas, donde pese a no tener aún el mando de UNIFIL, sigue luchando a diario por mantener la estabilidad en esta zona».

Tras pronunciar estas palabras, la ministra se dirigió a uno de los blindados del destacamento donde, tras subir al vehículo, estuvo recibiendo instrucciones de su manejo y hablando con algunos de los militares allí presentes. A continuación volvió a la base Marjayoun antes de emprender el regreso a España.

Las fuerzas españolas se despliegan en Líbano en dos núcleos. El Sector Este, bajo mando español, en el cual el grueso del contingente lo componen las tropas establecidas en la Base Miguel de Cervantes. El segundo núcleo se encuentra en la ciudad costera de Naqoura, donde tiene su sede el Cuartel General de la misión.

En cifras globales, España ha desplegado 23.553 militares integrados en los diferentes contingentes y ha desactivado 4.424 minas y otros artefactos explosivos en 1.423 misiones, limpiando 457.163,79 m2, y realizando 695 proyectos de impacto rápido (QIP en sus siglas en inglés).

 

Fotos

Vídeos