Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

La familia Buesa advierte de que las heridas «no sanarán hasta que el otro nos vea»

La esposa y las hijas de Fernando Buesa, en el acto en su memoria y en la de Jorge Díez celebrado ayer en Vitoria. /Igor Aizpuru
La esposa y las hijas de Fernando Buesa, en el acto en su memoria y en la de Jorge Díez celebrado ayer en Vitoria. / Igor Aizpuru

Allegados y políticos recordaron este jueves al dirigente del PSE y a Jorge Díez, asesinados por ETA hace 19 años

LORENA GIL

«Nació en Bilbao. Amante de su tierra, nunca quiso dejar el País Vasco». Hablando de su padre. Así arrancó este jueves Sara Buesa su discurso durante el acto en memoria del socialista Fernando Buesa, y su escolta, Jorge Díez, en Vitoria. Hoy se cumplen 19 años de su asesinato a manos de ETA. Recordó a la persona que se involucró en «la lucha por la libertad» en la época franquista y al político que se afanó en «tejer acuerdos» y «respetar» al que pensaba diferente. «Fue un hombre de paz», subrayó. Pero en sus palabras también dejó hueco para un doble mensaje. Abogó por una sociedad «abierta e inclusiva» que supere la división identitaria de años atrás y advirtió, con la vista puesta en la izquierda abertzale, de que las heridas de las víctimas «no sanarán hasta que el otro nos mire y nos vea».