Una alumna, agredida por pintar la bandera española

Una alumna, agredida por pintar la bandera española

Una madre asegura que su hija fue increpada y tirada al suelo por una maestra de una escuela de Terrassa por dibujar una enseña nacional en un álbum

R. C.

La Consejería de Educación de la Generalitat catalana abrió este miércoles una investigación interna, después de que el martes por la noche la madre de una niña de diez años presentara una denuncia ante la comisaría de los Mossos d'Esquadra de Terrassa (cerca de Barcelona) contra una profesora, acusada de haber agredido a su hija por pintar una bandera española en un álbum escolar.

Los Mossos tenían previsto practicar las diligencias a lo largo del día para ponerlas en conocimiento del juzgado de guardia, en paralelo con el informe encargado a los inspectores del Departamento de Enseñanza, que ya se han puesto en contacto con la profesora y los familiares de la alumna.

Según recoge la denuncia, la docente de una escuela de Terrassa presuntamente agredió a la menor en clase. Primero la increpó al ver que había pintado una bandera española con el lema «Viva España» en la portada de un cuaderno que recogía llos trabajos del curso. Cuando la niña se sentó en su pupitre, según la denuncia publicada en 'La Razón', la profesora la habría levantado y posteriormente tirado al suelo, provocándole supuestamente un golpe en la espalda. Después de la agresión, la profesora habría agarrado a la niña por la camiseta, la levantó y la expulsó de clase mientras la sujetaba por el cuello.

Los padres llevaron a la menor a urgencias y, según el informe médico, le provocó «molestias en la zona torácico-lumbar», «molestias en el primer dedo de la mano derecha y molestias a nivel inguinal derecho donde tiene una hernia pendiente de intervenir». Contusiones leves para las que el pediatra recetó «analgesia oral si se precisa».

Desde el sindicato CC OO, reclamaron «no criminalizar antes de conocer bien los hechos» a la profesora. Profesores de un instituto de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) fueron denunciados por humillar presuntamente a alumnos hijos de guardias civiles tras el 1-O de 2017.