Un 55% de vascos no quiere la independencia, según el último Euskobarómetro

Un 55% de vascos no quiere la independencia, según el último Euskobarómetro

El sondeo revela que un 30% tiene «grandes deseos» de una Euskadi independiente, un 35% está a favor de la fórmula autonómica, un 29% del federalismo y un 25% del autodeterminismo o confederalismo

MIGUEL VILLAMERIEL

El último Euskobarómetro arroja que una mayoría de los vascos, en concreto el 55%, no se posiciona a favor de una hipotética indepencia de Euskadi. El 26% de los encuestados en la oleada de primavera del estudio demoscópico dependiente de la UPV afirman tener pocos deseos de independiencia, mientras el 29% declara que no tiene ningún deseo en ese sentido. El 30% de los encuestados manifiesta tener "deseos grandes" de una Euskadi independiente. Existe bastante igualdad entre quienes creen que una posible independencia mejoraría la calidad de vida de los vascos (27%) y quienes opinan que la empeoraría (29%). Una mayoría se reafirma también en su identidad dual vasca y española, aunque con un claro acento vasquista.

En el sondeo, elaborado por el equipo de investigación de la UPV/EHU dirigido por Francisco José Llera tras realizar 600 entrevistas entre el 29 de mayo y el 15 de junio de 2015, se recoge que, entre quienes desean la independencia, se encuentra la gran mayoría los votantes de EH Bildu (83%) y la mayoría de los nacionalistas (50%), en general, y en menor medida del PNV (27%).

Frente a ellos, entre quienes muestran pocos o ningún deseo de independencia están, sobre todo, los no nacionalistas (69%) y los votantes de los partidos autonomistas (más de nueve de cada diez), pero también la mayoría de los votantes del PNV (59%), de Podemos (57%) y de los abstencionistas (58%).

En la hipótesis de una Euskadi independiente, las expectativas de la sociedad vasca sobre la evolución de las condiciones de vida se muestran muy divididas entre los que piensan que se viviría mejor (27%) y los que opinan todo lo contrario y creen que se iría a peor (29%). Casi un 22% cree que las cosas no cambiarían y otro 22% no sabe exactamente por qué decantarse.

Los más optimistas vuelven a ser los votantes de EH Bildu (64%) y los nacionalistas (44%) en general, mientras que los más pesimistas son populares (85%) y socialistas (68%) y los no nacionalistas (42%), en general.

Por otro lado, ante las críticas al sistema de Concierto Económico de los territorios vascos, el sondeo recoge que el 58% de los vascos se muestra en desacuerdo con sustituir este sistema de Concierto por el modelo de financiación autonómica común, frente a un 12% que está de acuerdo.

El rechazo es mayoritario tanto entre nacionalistas (71%), como no nacionalistas (49%) y en casi todos los electorados (desde el 59% de Podemos y el 78% de EH Bildu).

Nacionalismo

Un 46% de los entrevistados se declara nacionalista, frente a un 50% se posiciona como no nacionalista, y un 4% que no contesta. La definición no nacionalista es mayoritaria en Álava (58%) y Bizkaia (50%), mientras que los nacionalistas se imponen en Gipuzkoa (48%).

Por electorados, la definición no nacionalista mayoritaria oscila entre el mínimo del 70% de los votantes de Podemos y el 92% de los votantes socialistas y populares, pasando por el 66% de los abstencionistas y 80% de IU. Por el contrario, el sentimiento nacionalista oscila entre el mínimo del 76% del PNV y el máximo del 79% de EH Bildu.

Un 59% de los vascos mantiene la compatibilidad de identidades vasca y española, con un predominio de la "dualidad equilibrada" (35%), a la que se añade el ya sesgo del sentimiento vasquista (21%), muy superior, en todo caso, al españolista (3%).

Por otra parte, el españolismo extremo se mantiene en un reducido 3%, mientras que el exclusivismo vasquista es la identidad expresada por 35% de los vascos.

Organización territorial

En cuanto a la forma de organización territorial del Estado, los vascos siguen divididos entre autonomismo, federalismo e independentismo. Así, la gran mayoría de los vascos siguen oscilando entre la actual fórmula autonómica (35%) y un posible escenario federal (29%).

Frente a estas fórmulas "descentralizadoras e integracionistas", el independentismo de las fórmulas autodeterminista o confederal vuelve a situarse en torno a 25% de los vascos. En el otro extremo, el centralismo se mantiene sin pasar del apoyo del 7% de los vascos.

Un 69% de los vascos se muestra relativamente satisfecho con el Estatuto, mientras que los insatisfechos se mantienen en torno a uno de cada cinco (20%). Preguntados por las alternativas al actual estatus de autogobierno, un 22% sigue sin querer cambios, un 26% se conforma con que se completen las transferencias, y un 28% opta por la reforma y la ampliación del autogobierno, mientras que un 15% se decantan con claridad por una posición de ruptura soberanista.

Estatuto de Gernika

Transcurridos casi 36 años desde la celebración del referéndum que ratificó la aprobación del actual Estatuto de Gernika en el País Vasco, de celebrarse hoy un nuevo referéndum estatutario el sí se quedaría "lejos" (41%) de la mayoría del censo que votó afirmativamente en el de 1979 (53%).

Por el contrario, según los datos del Euskobarómetro, el voto negativo de hace 36 años (3%) seguiría superándose (12%) a costa del abstencionismo de entonces.

Por otro lado, de celebrarse hoy un nuevo referéndum constitucional, el no (30%) triunfaría sobre el sobre el sí (26%), intercambiándose las posiciones del semestre anterior, tras el ligero avance de 3 puntos de los primeros y el retroceso correlativo de 2 puntos) de los segundos.

La opinión favorable es, relativamente, más apoyada entre los no nacionalistas (34%), pero es compartida también por casi uno de cada cinco nacionalistas (17%). Por su parte, el voto negativo de hace treinta años avanza significativamente (+5 puntos) en el último semestre entre los nacionalistas (45%).

Por electorados de las pasadas elecciones forales, los decantados por el sí siguen estando entre populares (54%) y socialistas (57%), mientras que el voto negativo solo es mayoritario entre los votantes de EH Bildu (69%) e IU (70%), mostrándose mucho más divididos los electores del PNV y Podemos.