Los errenteriarras se olvidan del invierno en Santo Tomás

Gran ambiente en los diversos puestos de txistorra colocados por el municipio./ ARIZMENDI
Gran ambiente en los diversos puestos de txistorra colocados por el municipio. / ARIZMENDI

Un año más, cientos de vecinos y visitantes disfrutaron de la txistorra en una jornada en la que lo único que sobró fue el abrigo |

MIKEL PÉREZ ERRENTERIA.

El sol no había salido aún por los aledaños de la Herriko plaza y la Alameda de Gamón cuando comenzaban a llegar las furgonetas y a retumbar el sonido de los hierros y maderas que supone el montaje de las txoznas. Decenas de voluntarios de los diferentes grupos y asociaciones comenzaban alegremente un largo día que con el paso de los años va representando mucho más que el inicio de la Navidad.

Según fueron pasando las horas, una muchedumbre de vecinos y visitantes fueron tomando las calles del municipio con el ánimo de degustar la mejor txistorra y pasar un buen rato con amigos y familia. Para ello, lo mejor era realizar una ruta, ya que las decenas de puestos se encontraban este año más repartidos que nunca por la Herriko plaza, Biteri Txiki, plaza Xenpelar, plaza Lehendakari Agirre y, cómo no, la Alameda de Gamón, donde los más pequeños admiraban el grisáceo pelo del cerdo Jexux, que este año estaba acompañado de diversos pavos, patos y ocas.

Las colas, como suele ser habitual, hicieron acto de presencia al mediodía, algo que no importó demasiado, ya que había talos y bocatas para todos, aunque el hambre no perdonaba. Después de comer, los más golosos pudieron darse una vuelta por los puestos de artesanía en los que abundaban las típicas palmeras, napolitanas, pastel vasco... aunque uno de los productos que más éxito tuvo fue la tarta de queso de Mañeko, un postre ideal. Pero no todo iba a ser dulce; productos de caserío como vegetales y verduras también tuvieron presencia para aquellos que quisieran asegurarse alimentos de calidad para su cena navideña, así como otros productos como el paté de producción propia o diversos tipos de pasta sin gluten. Por haber, había hasta puestos de baberos personalizados y bufandas.

Música por doquier

Desde la mañana, el ambiente musical estuvo acompañando al gentío. La plaza Xenpelar acogió un recital de bertsos y por las calles más céntricas pudo escucharse por la mañana a la Banda Municipal de Txistularis. Por la tarde, los trikitilaris iban animando por los bares, que con el paso de las horas se fueron llenando más, y es que Santo Tomás también es sinónimo de parranda diurna (y nocturna para los más juerguistas).

La jornada finalizó con la entrega de premios a las personas acertantes del peso de Jexux y a la txozna con la mejor txistorra del día. La noche quedó a cargo del grupo Laiotz, permitiendo a los presentes echar un último baile.

 

Fotos

Vídeos