El presidente de Ucrania comparece durante 14 horas en una rueda de prensa

Volodímir Zelenski, en la maratoniana rueda de prensa./EFE
Volodímir Zelenski, en la maratoniana rueda de prensa. / EFE

Contestó a las preguntas en un certamen gastronómico mientras los 300 periodistas que le interrogaban y él mismo degustaban pizzas, hamburguesas y platos típicos

RAFAEL M. MAÑUECOMóscú

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, entrará probablemente en el Libro Guinness por haber protagonizado este jueves en Kiev la rueda de prensa más maratoniana ofrecida por un jefe del Estado. Estuvo durante más de 14 horas seguidas respondiendo a todo tipo de preguntas en el 'Food Market' de la capital ucraniana, un mercado hípster de comida, mientras los periodistas que le interrogaban y él mismo degustaban pizzas, hamburguesas y algún plato de la cocina tradicional del país.

El encuentro con los medios más largo que se recuerda hasta ahora corrió a cargo del presidente de Bielorrusia, Alexánder Lukashenko, con siete horas contestando a las preguntas. El exministro de Defensa, candidato presidencial y actual diputado, Anatoli Gritsenko, cree que la dilatada conferencia de prensa «ha servido para que los servicios de inteligencia de países extranjeros hayan podido valorar el alto nivel de conocimiento que tiene el presidente de todos los temas y su excelente equilibrio psicológico«.

Y es que, en efecto, 14 horas dan para mucho y no hay cuestión más o menos candente que no haya sido puesta este jueves sobre la mesa, incluyendo la economía, los numerosos problemas sociales que padece la población, las relaciones con la Unión Europea y la OTAN y, sobre todo, Rusia y la guerra en las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk.

Este último asunto acaparó el interés de la mayoría de los periodistas presentes en el evento, que no fueron los mismos durante todo el desarrollo de la comparecencia. A la mesa con Zelenski se iban sentando de forma rotativa una decena de representantes de distintos medios informativos ucranianos y extranjeros. En total 300 desfilaron por la mesa para comer y preguntar. Otros se quejaron de no haber sido invitados y del «severo» filtro establecido por el servicio de prensa de la Presidencia.

Los medios de comunicación llenaron el 'food market' donde compareció el presidente de Ucrania.
Los medios de comunicación llenaron el 'food market' donde compareció el presidente de Ucrania. / AFP

El inusual acontecimiento sirvió también para que algunos de los clientes de los restaurantes de la superficie comercial aprovecharan para hacer sugerencias al primer mandatario, desearle suerte e incluso criticarle. Lo hicieron también varios trabajadores del hípster. Y Zelenski, antiguo cómico y maestro del espectáculo, supo mantener el tipo. Bien es verdad que se le había reprochado que hasta ahora no se hubiera prodigado demasiado en comparecencias ante los medios.

Trump y los reveldes

Su polémica conversación telefónica con su homólogo estadounidense, Donald Trump, centró también gran parte del interés periodístico. Dijo que Trump no le presionó. «No hubo ningún chantaje«, aseguró Zelenski en respuesta a una de las interrogantes. Según sus palabras, el objetivo de la conversación con el jefe de la Casa Blanca fue «preparar un encuentro con él (...) y no me planteó ningún tipo de condición». Eso sí, manifestó que «no me hizo feliz» que se publicara el contenido de la entrevista con Trump. Por otro lado, no descartó una posible investigación en relación con el hijo de Biden, pero recalcó que «no quiero inmiscuirme en las elecciones estadounidenses» de 2020.

No obstante, el asunto que más preguntas suscitó fue la situación en Donbass, el este rebelde de Ucrania. Defendió la 'Fórmula Steinmeier', que está siendo muy criticada en Ucrania, incluso con protestas, por considerarse una «capitulación». Admitió que el repliegue de las fuerzas a ambos lados de la línea de separación «también depende de nosotros (...) y no se está produciendo». Señaló que, si no se retiran todas las fuerzas, «no habrá cumbre del grupo de Normandía» (Alemania, Francia, Rusia y Ucrania) para seguir desarrollando los acuerdos de Minsk y avanzar hacia la paz.

Este viernes precisamente, el presidente ruso, Vladímir Putin, le ha espetado en el marco de una reunión de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) que «acordamos separar las fuerzas, pero el presidente ucraniano no puede garantizar la separación de fuerzas y del equipamiento militar, simplemente no puede». Por eso, Zelenski dijo el jueves que, aunque le gustaría reunirse con Putin, «tal encuentro no está todavía en la agenda». Mientras llegue a tener lugar, el máximo dirigente ucraniano propuso el despliegue de fuerzas de paz en la frontera con Rusia, idea que no gusta en el Kremlin y menos a los separatistas de Donetsk y Lugansk. Zelenski señaló también como «anomalía» que siga sin haber conexión aérea entre Moscú y Kiev.