Detienen a un estadounidense que planeaba un ataque masivo al estilo yihadista en Washington

Vista áerea del edificio del Pentágono, Washington, sede del Departamento de Defensa de Estados Unidos, a orillas del río Potomac. /Reuters
Vista áerea del edificio del Pentágono, Washington, sede del Departamento de Defensa de Estados Unidos, a orillas del río Potomac. / Reuters

Llevó una camioneta a varios lugares en el área de Maryland, incluido el Aeropuerto Internacional Dulles

COLPISA / AFPWashington (EE UU)

Un estadounidense presuntamente inspirado por el autodenominado Estado Islámico (EI) robó una camioneta con la intención de estrellarse contra una multitud en un complejo de casino y centro de convenciones, dijeron el lunes funcionarios de la Justicia de Estados Unidos.

La policía arrestó al ingeniero informático Rondell Henry, de 28 años, el 28 de marzo en el complejo National Harbor, al sur de Washington, por robar una camioneta de alquiler U-Haul. Pero en entrevistas posteriores, según sugieren documentos judiciales, el hombre reveló planes «para llevar a cabo un ataque vehicular similar al ataque con un camión que tuvo lugar en Niza, Francia, en 2016, del cual el EI se responsabilizó», afirmó el Departamento de Justicia. Ese acto terrorista dejó 86 personas muertas. Según se consigna en una declaración jurada ante el tribunal, Henry dijo a los investigadores que quería crear «pánico y caos», «lo mismo que sucedió en Francia».

El escrito señala que el ingeniero informático robó la camioneta el 26 de marzo y el día siguiente la llevó a varios lugares en el área de Washington, incluido el Aeropuerto Internacional Dulles, buscando supuestamente un objetivo para su atentado.

Mientras tanto, su familia en Germantown (Maryland), al norte de la capital, lo denunciaba como desaparecido y expresaba su preocupación por su «bienestar físico y emocional». Finalmente, condujo hasta National Harbor, un casino y centro de convenciones situado a orillas del río, pero habría encontrado que la gente presente era muy escasa. Tras descansar en un bote y dormir allí durante la noche, fue arrestado a la mañana siguiente cuando regresaba a la furgoneta robada.

El Departamento de Justicia dijo que Henry se enfrenta a un máximo de 10 años de prisión por el cargo de transporte interestatal de un vehículo robado. No estaba claro si los funcionarios planean emitir cargos relacionados con actos terroristas.