«Nos encadenan»: la llamada que salvó a 13 hermanos de la casa de las torturas en California

David Turpin (d) y su esposa Louise Anna Turpin durante el juicio./Reuters
David Turpin (d) y su esposa Louise Anna Turpin durante el juicio. / Reuters

Los padres, que se declara inocente, han sido imputados por tortura, confinamiento y abuso infantil sobre sus hijos de entre 2 y 29 años

COLPISA / AFP

«Nos encadenan si no hacemos lo que debemos», dijo Jordan Turpin a la policía después de escapar de su casa para denunciar las torturas a las que era sometida junto a sus 12 hermanos por sus padres.

La llamada realizada el 14 de enero fue escuchada este miércoles en una corte de California, donde David Turpin y su esposa Louise Anna Turpin fueron imputados con los cargos de tortura, confinamiento y abuso infantil sobre sus hijos de entre 2 y 29 años.

La pareja se declaró no culpable de todos los cargos, que conllevan una pena de entre 94 años de prisión y cadena perpetua, y esta audiencia permitirá al juez Bernard Schwartz determinar si hay suficiente evidencia para ir a un juicio.

Jordan, de 17 años, planificó cómo escapar durante dos años e indicó en ese momento que sus dos hermanas más pequeñas «estaban encadenadas a sus camas» por violar las reglas de la casa al tomar caramelos de la cocina sin permiso. «A veces mis hermanas se despiertan y comienzan a llorar» por el dolor. «Llamo para que ayuden a mis hermanas», dijo.

La joven, que sonaba más como una niña, indicó que tenía una educación equivalente al primer grado y mostró problemas incluso para deletrear su apellido. Leyendo de un sobre, no podía distinguir entre el número de la casa y el código postal de su residencia en la pequeña localidad de Perris, situada al sureste de Los Ángeles.

El operador le preguntó si estaba en la esquina de su casa. «Sí, eso creo», respondió ella. «Nunca estuve afuera, no salgo mucho».El oficial del sheriff Manuel Campos, que respondió al llamado de emergencia, indicó durante la sesión que Jordan le dijo que estaba «muerta de miedo» de ser descubierta, aunque en la llamada siempre estuvo calmada.

«Dijo que no podía quedarse ahí y ver a sus hermanas encadenadas, llorando y sufriendo», señaló el policía, que la describió al encontrarla. «Su cabello parecía no estar lavado, tenía sucio por toda la piel, su cuerpo emitía el hedor de quien no se ha bañado», indicó.

Los Turpin fueron acusados de golpear y estrangular a sus hijos, además de mantenerlos desnutridos, de permitirles una ducha al año y nunca llevarlos al médico. El padre también fue acusado de actos lascivos contra una de sus hijas de 14 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos