El plan de Elon Musk para rescatar a los niños de la cueva de Tailandia

Familiares del rescatador fallecido en la cueva de Tailandia. / AFP

El millonario norteamericano usará tecnología de las compañías Tesla y SpaceX

AFP

El fundador de Tesla y SpaceX, Elon Musk, ha anunciado este viernes en Twitter que mandará un equipo de ingenieros a Tailandia para ayudar en las tareas de rescate de los menores del equipo de fútbol juvenil atrapado en una cueva. Musk ha explicado que «ingenieros de SpaceX y Boring Co. se dirigirán a Tailandia este sábado 7 de julio para ver si pueden ser útiles al Gobierno. Probablemente hay muchas complejidades que son difíciles de apreciar sin estar ahí en persona».

Boring Co. es la compañía de Musk dedicada a construir túneles para su proyecto de transporte ultrarrápido subterráneo, mientras que SpaceX se centra en el sector aeroespacial.

La decisión de Musk de enviar un grupo de ingenieros se produce días después de que un usuario de la red social Twitter le pidiese ayuda para sacar a los doce menores tailandeses y su entrenador de la cueva. A esa solicitud Musk respondió: «Supongo que el Gobierno tailandés tiene esto bajo control, pero estaría contento de ayudar si hay alguna forma de hacerlo».

Un día después, Musk recalcó que Boring Co. «tiene un radar avanzado de penetración del suelo y es bastante bueno en excavar agujeros». Además, SpaceX se puso en contacto con un emprendedor tailandés para que contactase al Ejecutivo de Bangkok para ofrecer la ayuda.

Los equipos de rescate barajaban el sábado la posibilidad de efectuar una evacuación peligrosa, antes del regreso de las lluvias monzónicas que echarían por tierra todos los esfuerzos para drenar el máximo de agua de la cueva.

«Ahora y durante los tres o cuatro próximos días, las condiciones de evacuación son perfectas respecto al agua, el tiempo y la salud de los niños», declaró a la prensa Narongsak Osottanakorn, el jefe de la célula de crisis. «Tenemos que decidir lo que podemos hacer».

Los socorristas introdujeron una tubería de varios kilómetros de largo para hacer llegar el oxígeno hacia la cavidad donde el grupo se halla. El nivel de oxígeno se estabilizó en la cueva, pero el nivel de «dióxido de carbono es otro factor» a tener en cuenta, precisó. «Cuando usted está en un lugar cerrado, si el oxígeno baja a 12%, el cuerpo empieza a ir más despacio y la gente puede perder el conocimiento», dijo Narongsak Osottanakorn.

Material de rescate en el exterior de la cueva.
Material de rescate en el exterior de la cueva. / AFP

Las lluvias previstas para los próximos días podrían reducir parte del reborde donde se encuentran los chicos. «El agua podría subir hasta el lugar donde están sentados los niños y reducir el lugar a menos de 10 m2«, aseguró el responsable, citando estimaciones de expertos y buzos.

El sábado por la mañana, los niños no estaban todavía preparados para efectuar el peligroso recorrido para salir de la cueva. Pero el nivel del agua en la gruta descendió gracias a las operaciones para drenaje.

La muerte de un exbuzo de la marina tailandesa el viernes durante una operación de abastecimiento refleja el nivel de riesgo del trayecto. Una buena parte de los niños, de entre 11 y 16 años, no saben nadar y ninguno ha practicado submarinismo, lo que complica aún más las operaciones.

De momento, un buzo experimentado necesita once horas para un trayecto de ida y vuelta hasta los niños, seis de ida y cinco de vuelta, gracias a la corriente. El recorrido es de varios kilómetros y tiene algunos tramos angostos y otros que se tienen que realizar bajo el agua.

Como alternativa a la evacuación por buceo, los equipos realizaron unas 100 perforaciones verticales en la montaña. Algunas de ellas son poco profundas, pero una tiene unos 400 metros de profundidad.

La operación de rescate sigue copando las portadas de la prensa, y más de 1.100 periodistas se encuentran en el lugar, con sus equipos instalados en medio del barro de esta selva tropical.

«No os preocupéis» dicen los niños de la cueva de Tailandia

Los 12 niños atrapados en una cueva de Tailandia desde hace 14 días enviaron el sábado, a través de los buzos, cartas a sus familiares, mientras los equipos de rescate hablaban de un plazo de tres o cuatro días para evacuarlos antes del regreso de las lluvias.

El entrenador de fútbol de los menores que se encuentra con ellos en la gruta también hizo llegar una carta a los padres, pidiéndoles disculpas: «Gracias por todo el apoyo moral, pido perdón a todos los padres», dijo Ekkapol Chantawong, de 25 años, en esta misiva publicada el sábado por los socorristas. El sentimiento de culpabilidad del joven entrenador está en el centro de los debates del país, blanco de críticas por haber llevado a los niños a una cueva que se podía inundar durante las lluvias del monzón.

Tras la publicación de dos videos, el primero grabado cuando unos buzos británicos descubrieron al grupo el lunes por la noche y el segundo, el martes, no se ha vuelto a publicar ningún video. Las cartas escritas por los niños a sus familias son las primeras pruebas de vida que se han hecho públicas desde el martes.

«No os preocupéis, papá y mamá. Hace dos semanas que me fui pero volveré para ayudaros en la tienda», escribió Bew, cuyos padres regentan un negocio de ultramarinos. «Estoy bien, pero hace un poco de frío aquí. No os preocupéis por mí. No olvidéis prepararme una fiesta de cumpleaños», dice otro niño, Duangphet, firmando con su apodo, Dom.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos