La Policía de Irun recoge de un coche a un niño de dos años al que su madre dejó solo

Plaza de estacionamiento en la que la mujer aparcó el coche con el bebé dentro. / DV
Plaza de estacionamiento en la que la mujer aparcó el coche con el bebé dentro. / DV

La mujer, que tenía que hacer unas compras, optó por que el pequeño se quedara dentro del automóvil para no despertarle

Juanma Velasco
JUANMA VELASCO

Agentes de la Policía Municipal de Irun se hicieron cargo ayer de un bebé al que encontraron solo dentro de un coche estacionado en una calle de la ciudad. Según señalaron fuentes municipales, la mujer dejó al pequeño dormido dentro del automóvil para hacer unos recados. «No quiso despertarle», añaden las mismas fuentes, que destacan que no se practicó ninguna detención por estos hechos, aunque sí se le hizo la prueba de alcholemia a la mujer.

Los hechos sucedieron alrededor de la una del mediodía del jueves en la calle Arbesko Errota de Irun, a la altura del bar Zerua y la clínica dental que hace esquina, junto a la rotonda del edificio de Palmera. Según señalan fuentes de la Policía Municipal, una patrulla de agentes que circulaba por allí se detuvo tras comprobar que había un coche estacionado de forma irregular en una plaza de aparcamiento para discapacitados, pero sin la tarjeta preceptiva.

Al acercarse al lugar para multar al turismo, se percataron de que en el interior del vehículo había un «bebé de unos dos años» dormido en el interior. Ante tal situación, los agentes se sirvieron de la matrícula para contactar con el propietario del coche. Al otro lado del teléfono les atendió el padre del niño, que estaba en Hendaia y que explicó a los agentes que el pequeño estaba con su madre y que se acercaba al lugar enseguida, según relatan las fuentes. Durante la espera, los policías comprobaron que el coche «estaba abierto» y decidieron sacar al niño del vehículo y cogerlo en brazos hasta que llegaran sus padres.

Desde que los agentes descubrieron al niño hasta que terminó la actuación pasó cerca de media hora

Antes de la una y media, según la Policía Municipal, apareció la madre, que explicó a los agentes que había dejado al niño dentro del coche porque tenía que hacer unos recados y no lo quería despertar porque estaba dormido.

Prueba de alcoholemia

Los policías decidieron hacer pruebas de alcoholemia a la mujer, en las que dio negativo, y le entregaron el bebé. No se practicó ninguna detención, según señalaron estas fuentes, que recalcaron que desde que encontraron al niño hasta que se lo dieron a la madre apenas pasó un intervalo de media hora.

Vecinos del lugar que presenciaron los hechos, en cambio, señalaron que el pequeño estuvo solo dentro del coche «por lo menos cuarenta y cinco minutos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos