Mil peregrinos vascos hacia Santiago

Policías y restos del accidente junto a la carretera N-601 de León, que transcurre en recta y es de doble sentido./LEONOTICIASGráfico
Policías y restos del accidente junto a la carretera N-601 de León, que transcurre en recta y es de doble sentido. / LEONOTICIAS

Mansilla, el lugar del accidente, se encuentra a 19 kilómetros de León, fin de etapa habitual para quienes recorren el Camino Francés | Cada vez más guipuzcoanos se animan a hacer el Camino en bici en lugar de a pie, la opción más común

Amaia Chico
AMAIA CHICO

Es una recta que se hace eterna, poco agradecida para los pies que ya llevan cientos de kilómetros andados o para las piernas, como en el caso de esta familia guipuzcoana, que acumulaban miles de pedaladas en bicicleta. Pero también es el tramo final para llegar a León, y para cambiar de paisaje y pasar de los interminables, llanos y áridos caminos de Castilla a la zona alta de la provincia, más verde y en la que empieza la subida por el Bierzo hacia Galicia. Un millar de peregrinos vascos ha emprendido en lo que va de año la travesía por alguno de los caminos que llevan hasta Santiago, y ha llegado a la meta, según confirman desde la Oficina de Acogida al Peregrino. Y aunque la mayoría lo hace a pie, muchos eligen la bici para completar en poco más de una semana los más de 700 kilómetros que separan Roncesvalles -etapa de comienzo habitual para los que eligen el Camino Francés- de la catedral.

El pasado año 4.542 peregrinos procedentes de Euskadi lograron su compostela, y buena parte de ellos -aunque no hay ese dato pormenorizado- eran de Gipuzkoa. Este año probablemente esa cifra aumentará, dada la masiva afluencia de peregrinos año tras año, desde ayer además con la motivación de poder ver restaurado el Pórtico de la Gloria tras una década. Los vascos no son, no obstante, los más numerosos del camino, cada vez con más peregrinos extranjeros, procedentes de todo el mundo.

En lo que va de 2018, un total de 77.597 peregrinos se han inscrito en la Oficina de Peregrinaciones

Solo ayer llegaron hasta la plaza del Obradoiro 673 personas. Y en lo que va de año, el número de peregrinos ya va un 10% más que en 2017, cuando se superó la barrera de 300.000. Según la Oficina de Peregrinaciones, este año en enero llegaron 1.628 peregrinos, en febrero 2.181 y en marzo 11.056. A partir de primavera y verano, los caminantes repuntan. En abril fueron 22.067 y en mayo 40.665. En lo que vamos de año fueron un total de 77.597.

El pasado año 4.542 peregrinos procedentes de Euskadi lograron su compostela

La mayoría opta por el Camino Francés, y un 7,2% lo hace además en bici, medio con el que se suelen recorrer entre 50 y 70 kilómetros diarios, según las fuerzas de cada peregrino. El atropello mortal del matrimonio de Villabona se produjo a la altura de Matallana, en la etapa que según la división que realizan algunas guías, comienza en Terradillos de los Templarios y finaliza en León, 67 kilómetros.

Un viaje de superación

La conmoción en Gipuzkoa llegó también a la oficina de la Asociación de Amigos de los Caminos de Santiago. Allí, una voluntaria, Merche Fernández, se mostraba «muy triste» e indignada. «Es increíble que haya gente que pueda coger el coche en esas condiciones, puede acabar todo en un disgusto muy grande como ha sido este caso», lamentaba.

La voluntaria explicó que cada vez son más «los guipuzcoanos que optan por hacer el camino en bicicleta». «Cada año el número de personas aumenta muchísimo. Hay quienes prefieren ir sobre dos ruedas porque se va más rápido y, en este territorio, hay gente muy aficionada al ciclismo. También hay familias a las que les gusta la idea y les parece bonito ir todos en bicicleta con los niños, como ha podido ser este caso», explicaba Fernández.

Aunque la mayoría lo hace a pie, muchos vascos eligen la bici para terminarlo antes

«Los que realizan la peregrinación en bicicleta suelen hacerlo del tirón, se paran a dormir pero lo suelen terminar en 15 días porque van más rápido. Los que van andando sin embargo lo hacen por tramos. Respecto a los caminos que se escogen, podemos decir que los que salen de San Sebastián optan por el del Norte y los franceses, por el contrario, van por Roncesvalles», añade la voluntaria. «Es un viaje de superación, de esfuerzo y constancia, que requiere de una preparación previa y una gran fortaleza mental y física», explica la voluntaria de la oficina donostiarra, donde como en el resto, empieza la 'temporada alta' de un Camino que esta vez se ha teñido de negro.

Más información