«El lunes me dieron cita sabiendo que había huelga. ¡Me podrían haber avisado!»

Fausto y Ricardo Nicolás, padre e hijo, acudieron al centro de salud de Amara Berri y fueron atendidos «sin problema, como un día normal»./USOZ
Fausto y Ricardo Nicolás, padre e hijo, acudieron al centro de salud de Amara Berri y fueron atendidos «sin problema, como un día normal». / USOZ

Los sindicatos cifran el paro en Atención Primaria en un 60% y Osakidetza lo rebaja al 33,5%

Iker Marín
IKER MARÍNSAN SEBASTIÁN.

Cargas de trabajo inasumibles, falta de sustituciones, mayor tiempo de espera para que los pacientes sean atendidos, falta de inversión en sanidad y trasvase de funciones entre unos profesionales y otros. Estos son los principales motivos por los que los sindicatos vascos y la plataforma Lehen Arreta Arnasberritzen convocaron ayer una huelga dirigida a todos los trabajadores de los centros de salud y de los Puntos de Atención Continuada (PAC) de Euskadi. Como es habitual en estos casos, las valoraciones sobre el seguimiento de la convocatoria varían según quién ofrezca los datos. Los sindicatos se mostraron «muy satisfechos» con un seguimiento que cifraron «en un 60%» en la CAV. Por su parte, el Departamento vasco de Salud lo rebajó a 33,5%. En Gipuzkoa, fue del 34% por la mañana y un 37% por la tarde, una cifra que bailó algo más en Bizkaia y Araba. Desde el departamento que dirige la consejera Nekane Murga volvieron a dejar claro que siguen «apostando por el diálogo» y por continuar «impulsando las 35 medidas y acciones concretas previstas para reforzar la Atención Primaria. Entre ellas, ampliar el personal en más de 80 plazas». Tiempo tendrán ambas partes de intentar llegar a algún tipo de acuerdo antes del próximo 17 de mayo, fecha en la que hay convocada otra jornada de huelga.

Más allá de datos oficiales, oficiosos o valoraciones interesadas, fueron los pacientes que acudieron a los ambulatorios de los municipios vascos los que vivieron y sufrieron en muchos casos más de cerca esta huelga. A las puertas del centro de salud de Amara Berri de Donostia, todos los ciudadanos consultados dejaron claro el mismo mensaje: «No teníamos ni idea de que había huelga». Lo que esto significó para muchos fue que se tuvieron que volver a casa sin ser atendidos. Gracias a los servicios mínimos impuestos por Osakidetza, que fueron criticados por los sindicatos, otros ciudadanos tuvieron más suerte.

LOS DATOS

60% de seguimiento de la huelga
Es el dato que facilitaron los sindicatos convocantes. «En varios centros y en categorías como médicos, pediatras y auxiliares ha sido del 100%».
34%
es la cifra
34% es la cifra
que ofreció Salud sobre el seguimiento por la mañana. A la tarde bajó al 30%. Por territorios 34% y 37% en Gipuzkoa, 34% y 21% en Bizkaia y 32% y 41% en Araba.
Categorías (datos de Salud)
Personal facultativo
56,5% (mañana) y 46% (tarde).
Personal de Enfermería
17,5% y 17%.
Resto de categorías
20% y 22%.

Iñigo Acha entraba al ambulatorio con su cita para ser atendido en enfermería. Su estancia dentro del centro de salud fue breve: «No estaba la enfermera. Si han decidido hacer huelga por algo será, pero sí que podrían haber avisado». En muletas llegó hasta la entrada del ambulatorio Arantxa Iturria, «tengo rota la tibia, el peroné, el astrágalo y el cartílago», explicó. Tras reconocer que no sabía que había convocada una huelga, señalaba que «sería una faena venir hasta aquí para no ser atendida». Sobre los motivos que han causado esta primera huelga en Atención Primaria, Iturria comentó que «no voy mucho al ambulatorio pero cada vez que lo hago no sé quién es mi médico, los cambian muy a menudo». Era de la misma opinión Cristina Landa.

«Me han cambiado de doctor 4 o 5 veces. Creo que es algo que va en perjuicio de pacientes y médicos»

Esta amaratarra cuenta que «la única pega que tengo» con Osakide-tza es que «me han cambiado de doctor 4 o 5 veces. Y es algo que va en perjuicio de los pacientes y creo que también de los médicos. Pierdes confianza. Cuando hay uno que ya lleva un tiempo y estás contenta, te lo cambian. En eso deben mejorar». Tras esta reflexión más general, Landa no comprendía cómo les habían hecho acudir al centro de salud sabiendo que había convocado un paro. Cuenta que «llamé el lunes para que me dieran cita. ¡Alguien me podría haber avisado de que había huelga! Así que he llegado y me encontrado que en la puerta de mi consulta había un letrero que decía 'Médico en huelga'».

Tienen claro que los profesionales de Atención Primaria «tienen derecho a pedir lo que consideren oportuno pero que te den hora sabiendo que hay huelga me parece mal». También estaba disgustada con lo que se encontró en el centro de salud Rosa Alonso. Esta vecina de Riberas de Loiola acudió a por su parte de baja y se volvió a casa con las manos vacías. «Nadie avisa de nada, es una situación horrible. No tengo el parte y mi médico el lunes ya está de vacaciones. ¡Veremos cómo me lo solucionan!». Javier González, vecino de Amara, fue al médico a que le retiraran los puntos después de que le quitaran de la cara un carcinoma. «Me han dicho que vuelva el lunes, que solo van a atender los casos más graves», decía resignado.

Tuvieron más suerte Fausto y Ricardo Nicolás. Padre e hijo tenían cita el mismo día y a la misma hora en el ambulatorio. «Nos han atendido muy bien, sin ningún problema. Como si fuera un día normal». No obstante, Ricardo reconocía que «desde hace algunos años sí que noto que las consultas se hacen de manera más rápida. Parece que no les llega el tiempo asignado para atender a todos los pacientes que tienen».

Más