Juzgan a ediles, al secretario y a un promotor acusados de irregularidades en Gaztelu

Juzgan a ediles, al secretario y a un promotor acusados de irregularidades en Gaztelu

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBA

Seis años de prisión y diez de inhabilitación es la pena a la que se enfrentan dos exalcaldes de Gaztelu pertenecientes a Bildu, otros dos exconcejales pertenecientes de la misma formación, y el secretario municipal de la localidad, a quienes imputan un delito de malversación de caudales público y otro de prevaricación por una operación urbanística que, según mantiene la agrupación local Udaberri Taldea, se llevó a cabo de forma irregular y con la uno de los acusados, el exprimer edil Mikel Belloso habría salido beneficiado al igual que un constructor, asimismo imputado. La vista comenzó este lunes en la Audiencia Provincial y se prolongará hasta este miércoles, jornada en la que se prevé que las parte presenten sus respectivos informes.

En el banquillo de los acusados se sentaron los exalcaldes Mikel Belloso y Patxi Iturriaga así como las entonces concejalas Yoana Mendez y Aitziber Barandiarán. Se hallan asimismo investigados el secretario municipal Juan José Otegi así como el constructor Xabier Otaegi, que también fue alcalde la localidad. Para este último, la acusación particular que ejerce la citada agrupación reclama penas que suman doce años de prisión y diez de inhabilitación. Por el momento, la Fiscalía no formula acusación.

Los hechos que son objeto de este proceso, según la acusación, se remontan a legislatura 2007 2011, momento en el que se proyectó la edificación de tres viviendas bifamiliares tasadas en el solar denominado Erbian-Erreka, en el que, según Udaberri Taldea, se invirtieron unos 320.000 euros en segregaciones, compras o proyectos y obras de urbanización. En 2011, según dicha agrupación, se llevó a cabo el sorteo de la promoción, en la que solo se mostraron interesados dos demandantes, entre ellos el exalcalde y acusado Mikel Belloso. A ambos solicitantes se les adjudicaron sendas viviendas, aunque uno de ellos renunció un tiempo después.

Udaberri Taldea ha venido asegurando de que, ante la falta de demanda el gobierno local cambió de planes, y por «procedimiento de urgencia», decidió subastar a un precio de salida de 51.000 euros -un tercio de lo que a su entender costaría realmente el terreno- una de las tres parcelas para que se construyera solo una casa bifamiliar, con dos viviendas. Según la oposición, la parcela quedó, por 54.000 euros, en manos del único constructor , el acusado Xabier Otaegi. En las vista celebrada ayer, los encausados negaron las imputaciones.

 

Fotos

Vídeos