Gipuzkoa envía a Bizkaia más de 10.000 toneladas de basura en dos meses

Un camión de Gipuzkoako Hondakinen Kudeaketa (GHK) parte de San Markos hacia Zabalgarbi./ARIZMENDI
Un camión de Gipuzkoako Hondakinen Kudeaketa (GHK) parte de San Markos hacia Zabalgarbi. / ARIZMENDI

Seguirá al mismo ritmo exportador hasta final de año para derivar casi todos los residuos hacia la planta de Mutiloa a partir de enero de 2019

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA

Camión a camión, ya son más de 10.000 las toneladas de residuos que Gipuzkoa ha exportado a la incineradora de Zabalgarbi. Hoy se cumplen dos meses desde que empezaran los envíos masivos de cinco tráilers diarios entre semana -más dos los sábados- hasta la planta bilbaína. Los cálculos cuadran con las cifras recogidas en el convenio firmado entre los dos territorios. Sus responsables establecieron que entre septiembre y diciembre el envío mínimo sería de 20.000 toneladas y el máximo, de 25.000. Por tanto, en virtud de este acuerdo, Gipuzkoako Hondakinen Kudeaketa (GHK) podrá enviar otro tanto de aquí a final de año.

Según datos de la sociedad foral, a 31 de octubre la cantidad transportada hasta la planta de valorización energética de Bizkaia ha ascendido a 10.095 toneladas, a las que habría que sumar otras 1.500 en siete días hábiles de noviembre. El último cuatrimestre del año corresponde al ciclo de mayor ritmo exportador, dado que a partir de enero cambian las circunstancias del convenio.

Si durante los últimos dos meses el reparto de la fracción resto se ha distribuido con el envío de unas 5.500 toneladas a Bizkaia y unas 6.500 al vertedero Lurpe de Mutiloa, con la entrada en el nuevo año las proporciones variarán sustancialmente. La razón no es otra que la entrada en vigor de una prórroga del contrato con la empresa Cespa propietaria de la instalación goierritarra para la recepción en sus dominios de otras 102.000 toneladas hasta el 24 de noviembre del año que viene. El anterior acuerdo expiraba este mes y el consejo de administración de GHK ya ha aprobado su extensión.

GHK ha aprobado este mes una prórroga con el vertedero de Mutiloa, hasta noviembre de 2019

A partir de marzo, con la disponibilidad de la TMB de Zubieta, la basura tratada no irá a Zabalgarbi

Junto al balón de oxígeno que aporta la opción de Mutiloa ante la falta de infraestructuras en el territorio, en pocos meses Gipuzkoa podrá contar con la planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB) del complejo medioambiental de Zubieta. La previsión de GHK pasa por tener en funcionamiento esta instalación entre marzo y abril. A partir de esa fecha, el residuo guipuzcoano se exportaría tras recibir un pretratamiento en Zubieta, lo que le permitiría recalar en otras instalaciones vizcaínas que no sean la incineradora de Zabalgarbi.

La condición que había impuesto la Diputación de Bizkaia era, precisamente, que sus plantas solo podían recibir basura tratada previamente. En caso contrario, deberían recalar en la planta de valorización de Bilbao. A partir de marzo, al cumplirse esa condición, el envío se podrá derivar a otros lugares, por lo que el flujo de basuras vizcaínas que iban a Zabalgarbi volverá a su orden anterior y se eliminará el plus de compensación de 15,54 euros por tonelada que paga hoy por hoy Gipuzkoa.

Flexibilidad para 2019

Teniendo en cuenta la cercanía de la fecha de disponibilidad de la TMB y el ahorro que puede implicar -entre el 8% de recuperación de materiales más la eliminación del plus de compensación-, la estrategia foral pasa por reducir a la mínima expresión el envío a Zabalgarbi entre enero y marzo, cargando el transporte del residuo a Mutiloa.

Desde abril, se reequilibrarán los viajes a la planta de Cespa y a Bizkaia. Hasta que todas las infraestructuras de Zubieta estén operativas -lo que se espera para octubre o noviembre-, GHK podrá ponderar la exportación ya que el convenio con Bizkaia recoge que durante 2019 la cantidad enviada podrá oscilar entre 25.000 y 60.000 toneladas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos