«Euskaraldia nos ha ayudado a perder el miedo a hablar en euskera»

Alumnos de Urrats Euskaltegia que han tomado parte en el Euskaraldia como Belarriprest, junto al director del centro Ixidro Yoldi, abajo a la derecha./LUIS MICHELENA
Alumnos de Urrats Euskaltegia que han tomado parte en el Euskaraldia como Belarriprest, junto al director del centro Ixidro Yoldi, abajo a la derecha. / LUIS MICHELENA

Doce Belarriprest de Gipuzkoa aseguran que la iniciativa les ha permitido soltarse con el idioma

Iker Marín
IKER MARÍNSAN SEBASTIÁN.

Finaliza hoy Euskaraldia, el gran ejercicio social a favor del euskera que ha protagonizado la vida de miles de personas de Euskadi desde el pasado 23 de noviembre. Desde un planteamiento que ha requerido un paso más que la mera adhesión en favor del euskera, - «buscábamos agentes activos», han insistido desde la organización-, esta iniciativa ha buscado transformar las inercias lingüísticas y demostrar que más gente de la que parece entiende y habla euskera. Tras la notable respuesta ciudadana, más de 220.000 personas están participando, llega la hora de hacer balance de este experimento lingüístico y comprobar si esta iniciativa va a dejar huella. Parece claro que dejaremos de ver las chapas de Ahobizi y Belarriprest, o quizás no, y será hora de comprobar como este último colectivo, el de aquellos que quieren que les hablen en euskera independientemente de que contesten en euskera o en castellano, es capaz de sentir el respaldo lingüístico suficiente para seguir dando pequeños pasos con el objetivo de que cada vez más gente se exprese y viva en euskera. Como dijo el pianista de jazz Iñaki Salvador en este periódico: «Lotsak fuera!».

Doce de estos Belarriprest, alumnos de Urrats Euskaltegia de Amara, cuentan para DV como creen que puede marcar su relación con el euskera este evento. «Nos ha ayudado a soltarnos más en euskera», aseguran. El director del euskaltegi, Ixidro Yoldi, los define como «generosos y entusiastas».

Rebeca García (Santander)

Euskara ikasten lau urte daramazki eta ederki egiten du euskaraz jada. Argi dauka zer izaten ari da berarentzat Euskaraldia: «Euskaraz hitzegiteko aukera bikaina, ausardiaz mintzatzeko egokia dena. Nahiz eta askotan beldurra dudan euskaraz aritzeko». Egunerokotasunean bai etxean eta baita lanean ere euskara erabiltzen saia-tzen dela dio eta «azken egun hauetan gehiago erabiltzen ari naiz. Bereziki lanean. Lankideak badakite ni ez naizela euskalduna, ez naizela hemen jaio baina txapari esker jendea niri euskaraz hitz egitera ausartzen da». Ez du dudarik bihartik aurrera «nire jarrera aldatuko egingo dela eta euskara gehiago erabiliko dudala». Beraz, helburua beteta.

Francesca Di Nicola (Italia)

Hamaika urte daramatza Donostian bizitzen. Hiru euskaraz ikasten. Eta argi dio, «euskara ikastea zaila da». Kasu egin beharko genioke bost hizkuntza hi-tzegiten bait ditu, «italiera, ingelesa, frantsesa, gaztelania eta arabiera». Zergatik bada hinkuntza berria? «Euskal kulturaren parte izatea nahi dut. Uste dut ekimen hau zoragarria eta oso aberasgarria dela». Musikari profesional honek dioenez «Euskaraldia lotsa kentzeko balio du. Niri asko gustatzen zait hitz egitea, baina jendeari lotsa ematen dio euskaraz aritzea. Eta ekimen hau aitzakia ona da mintzapraktika egiteko».

Margarita Martins (Portugal)

Urtebete darama euskara ikasten. Belarriprest rolaren adibide bikaina da. Euskaraz galdetu eta gaztelaniaz erantzuten du, tarteka euskarazko esalditxoak erantsiz. Zergatik hartu duzu parte Euskaraldian? «Hace un año empecé a aprender para integrarme mejor en Euskadi. Y esta es una iniciativa que nos ayuda a ser mejor aceptados en la comunidad y nos sirve para poner en práctica el euskera», responde. Eguneroko ekintzetan euskara erabiltzen duzu? «Bai. Yo puedo hablar en euskera en el trabajo y en la calle, en todas actividades diarias, en los bares, en la panadería... Para sentirte una más creo que es muy importante saberlo». Argi dauka Donostian bizi nahi duela eta horregatik: «Creo que es fundamental conocer el idioma y poder usarlo y hacerme entender. Zaila izaten ari da, baina polita aldi berean».

Carolina Artegain (Donostia)

«He empezado a aprender euskera hace mes y medio. Hobe esanda, ikasten hasi naiz berriro. Yo aprendí hasta los 18 años y luego lo dejé. Y ahora me apetece volver a él». Reconoce que se «acordaba de bastante, más de lo que pensaba». Cuenta que nada más empezar en el euskaltegi «me he encontrado con el Euskaraldia. Oso ideia ona». Nola sentitu zara? «Muy animada. Por ejemplo, al ir a comprar el pan he mantenido las conversaciones en euskera. Me he sentido muy bien. Está siendo una experiencia muy buena».

Clara Rodríguez (Barcelona)

Orain dela 14 hilabete hasi zen ikasten euskara, «y como empiezo a entender ya un poquito me hacía ilusión participar. Me parece una idea muy chula y quería poner mi granito de arena». Mediku honek dionez «aprender euskera me está pareciendo menos complicado de lo que esperaba, pensaba que iba a costarme más». Zarautzen bizi da gaur egun eta bertan euskaraz aritzea erraza dela dio. «Allí se me suelen dirigir en euskera. Si entiendo lo que me dicen, tipo hacer la compra, respondo en euskera. Si la entiendo y me requiere algo más, contesto en castellano y no pasa nada. Pero tengo vergüenza». Considera, no obstante, que «esta iniciativa puede ser un buen motivo para dejar atrás los miedos y lanzarnos».

Antonio Ventura (Zamora)

Gaztelar honek pixkanaka egiten du euskaraz. Hitzak ederki aukeratu nahi ditu. «Duela urtebete hasi nintzen euskaraz ikasten». Eta zer moduz? «Ondo... bai». Eta lotsa daukazu? «Pixka bat... Baina ahalegintzen naiz. Me encuentro a gente en la calle con la chapa y hablo con ellos. Con Ahobiziz he practicado bastante. Facilitan la comunicación y es una forma de interactuar en euskera de manera sencilla y amable. La iniciativa es positiva». Bere ustez, «las chapas te identifican y puedes hablar en euskera sin tener que pensar si me responden o no».

Nelson Cravo (Portugal)

«Vine a trabajar a Euskadi hace 10 años. Tras dominar el castellano comencé a aprender euskera el curso pasado. Como Belarriprest, creo que el Euskaraldia es una iniciativa muy buena. Veo que la gente está más predispuesta en hablar contigo», comienza diciendo este portugués. Bere kasuan ere ateak ireki zaizkio Belarriprest txapa eramateagati. «Mucha gente no sabe que yo sé algo de euskera y hablan conmigo directamente siempre en castellano. Ahora saben que estoy aprendiendo, me ven con la chapa de Belarriprest y ya me empiezan a saludar y a hablar en euskera. Eso antes no me pasaba». Eskertzen ditu horrelako jokaerak eta argi dauka Euskaraldiarengatik dela, «soy enfermero y veo que la gente ha cambiado de actitud con esta iniciativa».

Chelo López (Donostia)

Zergatik parte hartu duzu Euskaraldian? «Me he apuntado para ver cómo era la experiencia, si la gente me hablaba y me ha gustado». Eta zuk euskaraz hitz egin duzu? «Ez. No hay manera que me lance». Zergatik? «Adibidez, en algún bar, ha sido verme la chapa, yo pedir en castellano y me han contestado en euskera y les he entendido todo. Y he utilizado algunas palabras, bien». Baina moldatzen zara? «Jajajajajaja. No, no». Lotsa ematen dizu? «Bai! Porque no lo domino. Estoy en mi segundo curso en el euskaltegi. Yo soy de toda la vida de aquí y lo intentado varias veces pero me cuesta». Eta familia giroan? «Bai, seme-alabak ditut. Pero a mí no me hablan nunca en euskera». Eta orain? «Tampoco». Eta lagunekin? «Bai, pero más que nada he notado algo de cambio en la calle».

Edurne Ormaetxea (Donostia)

Nahiz eta «urduri» egon, lehen hitzak euskaraz egiten ditu, «lotsa asko ematen dit». Zergatik? «Ez dakit. Nire lagunekin bai, baina hortik kanpora ez. Etxean ere pixka bat. Pasa den otsailean hasi nintzen ikasten. Trabajaba en un ambiente euskaldun. Entiendo bastante». Bere ustez «saber a quién puedes dirigirte en euskera es una paso. Erosketak egiten eta tabernan euskaraz egin didate eta bastante bien. Es que me cuesta mucho. Quiero decir muchas cosas y me aturullo».

Ana Gómez (Donostia)

«Txikitan ikasi nuen euskara baina ahaztuta daukat. Duela hiru hilabete hasi naiz berriro euskara ikasten», Euskaraldiak abiadura hartu duen momentu berberean. Berez ustez, «creo que el plan está bien, en mi caso me obliga a practicar un poco más. Es una forma de comunicarme y practicar. Es lo que hay que hacer» Eta euskaraz jardun zara? «Pixkat. Noto sobre todo que he mejorado cuando escribo en whatsapp, idazten. Muchas veces... euskaraz idazten ari naiz. Egin behar duguna da saiatu».

Libertad Mendoza (México)

Zer moduz euskaraz? «Ondo, ondo. Llevo estudiando euskera un año». Libertad Mexikotik etorri zen iaz, uztailean, oporretan. «Cuando decidí que me iba a quedar tomé la decisión de aprenderlo. Pero es difícil, para empezar porque en mi vida había escuchado hablar del euskera. Descubrí que aquí se hablaba otro idioma al castellano. Lo intento pero me está costando trabajo», reconoce. «Obviamente cuando la gente habla conmigo ya sabe que no soy de aquí y me habla en castellano. Pero yo los escucho y aprendo palabras de esas conversaciones. Lo que veo es que a la gente 'le da gusto' que use palabras en euskera y te responde». Euskera asko erabiltzen duzu? «Gutxi, gutxi. Lo intento pero es complicado. Pero sí que hay amigos que me hablan despacio y se agradece. La clave es perder el miedo pero es lo más difícil».

Leire Samaniego (La Rioja)

Esta riojana lleva año y medio aprendiendo euskera y «al pensar que era tan, tan difícil, me está pareciendo complicado pero lo justo. Se puede aprender. Kalean gutxi hitzegin dut baina lanean bai, hospitalean», dice. Zertarako balio dizu ekimen honetan parte hartzea? «Me va a servir para quitarme algo de miedo. Mi sensación es que sé tan poco que muchas veces no lo uso porque tengo miedo de perderme en la conversación. Con el Euskaraldia tienes una chapa que pone Belarriprest y se sobreentiende que sabes poco. Por ello, sí que es verdad que llevarla hace que esa barrera se rompa». Zer da zailena? «Hitz egitea. Con gente de confianza es más sencillo pero en la calle te quedas un poco bloqueda y tiras al castellano, porque sabes que te va a entender seguro».

Más