Eguzki denuncia la muerte de especies protegidas

Protesta contra la caza de Azkekintza, ayer en Donostia./Arizmendi
Protesta contra la caza de Azkekintza, ayer en Donostia. / Arizmendi

El colectivo Azkekintza se moviliza también en Donostia en contra de la caza y por el derecho de los animales a «no sufrir y a seguir vivos»

E.B.

La movilización de los cazadores guipuzcoanos provocó la reacción de asociaciones ecologistas y colectivos «antiespecistas», que denunciaron por un lado la caza de especies protegidas y la falta de control y sanciones a quienes cometen «delitos contra el medio ambiente», y por otro, reprobaron directamente la caza y reivindicaron «el derecho de los animales a no sufrir y seguir vivos».

El colectivo Azkekintza fue el que dio por la tarde, también en la calle en Donostia, la réplica a la manifestación de los cazadores a mediodía. Los manifestantes mostraron su rechazo a la caza, defendieron«que el derecho de los animales a seguir vivos y a no sufrir es más importante que una afición», e incidieron en que «los ataques e insultos de los cazadores» no les pararán.

Una de las garzas reales abatidas que denuncia Eguzki.
Una de las garzas reales abatidas que denuncia Eguzki. / Eguzki

Desde la asociación Eguzki también quisieron contestar a las reivindicaciones de los cazadores, poniendo el foco en la falta de «protección» a especies protegidas, que caen en cepos o son abatidas. «Es desalentador y vergonzoso comprobar que especies protegidas, principalmente aves como garzas reales, águilas pescadoras o pájaros carpinteros, siguen siendo abatidas por cazadores sin escrúpulos en nuestros montes, y cómo los responsables de la protección de la fauna en la Diputación» actúan «con dejadez y parsimonia», denuncia el colectivo, que aporta fotos con ejemplares hallados muertos. «Son de chiste las denuncias que tramita la Diputación ante semejantes actos delictivos, así como la escasa participación de la Ertzaintza en materia de protección del Medio Ambiente», reprocha.

Además, respecto a la huelga de cazadores, Eguzki asevera que «durante la misma han hecho campeonatos territoriales» y sobre la superpoblación de jabalíes señala que «fueron los cazadores quienes los introdujeron en los 90 con ayuda de la Diputación».