Seguridad analiza si las protestas contra el Alarde paritario son sancionables

Silbidos y plásticos negros contra Jaizkibel. /F.de la Hera
Silbidos y plásticos negros contra Jaizkibel. / F.de la Hera

El Departamento está analizando las grabaciones que efectuó ese día para determinar si se incumplió la resolución administrativa que establecía las condiciones en las que debían desarrollarse estos desfiles

EFE

El Departamento de Seguridad analiza las grabaciones de las protestas contra el Alarde paritario que se sucedieron el pasado sábado en Hondarribia por parte de partidarios del desfile tradicional para determinar si pueden ser objeto de sanción.

Así lo ha anunciado este martes el portavoz del Ejecutivo autonómico, Josu Erkoreka, a preguntas de los periodistas en la comparecencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno Vasco.

La compañía Jaizkibel desfiló el sábado por Hondarribia en un ambiente de gran tensión con plásticos negros, pancartas y ruido de silbatos por parte de los defensores del Alarde tradicional.

Ante las críticas de dejadez por parte del Gobierno Vasco por permitir estas actuaciones que partidos como EH Bildu han calificado de «acoso«, el portavoz ha recordado que el Ejecutivo autonómico apoya de manera «explícita, contundente e inequívoca» el Alarde igualitario pero no puede tomar decisiones que supongan «eliminar la autonomía local».

No obstante, ha adelantado que el Departamento de Seguridad está analizando las grabaciones que efectuó ese día para determinar si se incumplió la resolución administrativa que establecía las condiciones en las que debían desarrollarse estos desfiles.

«En el supuesto de que esta resolución no se cumpla se pueden adoptar las sanciones administrativas correspondientes. Se está haciendo un estudio pormenorizado y detallado de lo que pasó», ha explicado.

En principio, si se observan incumplimientos de esa resolución podrían imponerse sanciones administrativas, pero Erkoreka ha señalado que si se percibe la necesidad de imponer sanciones penales, el Departamento de Seguridad lo pondría en manos de las autoridades judiciales.

«Rebajar la tensión»

Por su parte, el portavoz de la Diputación foral de Gipuzkoa, Imanol Lasa, ha hecho un llamamiento a rebajar la «tensión declarativa» en torno al conflicto de los alardes de Irun y Hondarribia, tras calificar de «lamentable», «triste» y «paso atrás» los incidentes registrados el pasado sábado durante el desfile de la compañía mixta Jaizkibel en la localidad costera.

Lasa ha constatado, en una rueda de prensa, que después de 22 años de conflicto en torno a la participación de las mujeres como solados en los alardes de Irun y Hondarribia «no se avanza» y todavía «se viven momentos de tensión como los acontecidos».

En su opinión, se debe bajar la tensión en las declaraciones, tanto de responsables políticos como de entidades ciudadanas, como de ciudadanos que «expresan su opinión y lanzan ataques personales en redes sociales y en artículos de opinión».

Ha defendido que se eviten reflexiones que «en muchas ocasiones son fruto de la improvisación» y que se «tensionan» cuando se acercan las fiestas de estas dos localidades.

El portavoz foral ha expresado el compromiso de la Diputación por «resolver un conflicto de 22 años en dos pueblos de Gipuzkoa», que «toca abordar teniendo en cuenta todas las ideas, todas las propuestas de las entidades ciudadanas, de las administraciones y de la ciudadanía en general».

Lasa ha abogado por analizar «el origen del conflicto», estudiar cómo se abordó en un inicio y qué trabajo se ha realizado desde entonces, que ha reconocido que «no ha dado todo el fruto que se esperaba», con el fin de que en el futuro se puedan celebrar los alardes de Irun y Hondarribia «en paz y convivencia».

Ha reconocido que se trata de un asunto que tiene «muchas aristas» y «muchos puntos de vista», todos ellos «necesarios para abordar con seriedad y rigor el futuro de ambos alardes en ambos municipios».

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos