La bajada de temperatura, el fuerte viento y las tormentas llegan a Gipuzkoa

Una niña se protege de la lluvia en el paseo de La Concha./Lobo Altuna
Una niña se protege de la lluvia en el paseo de La Concha. / Lobo Altuna

El cambio de viento ha sido más brusco en la costa y las fuertes rachas han generado mar revuelta | El jueves se espera una bolsa de aire frío en altura (DANA), lo que generará incertidumbre sobre el tiempo de cara a la Semana Santa

EL DIARIO VASCO

La previsión de Euskalmet para este lunes era que el día tendrá dos partes muy diferentes. La primera con dominio del viento sur, dejando un ambiente agradable, incluso con temperaturas altas, pudiendo superar los 25 grados cerca de la costa. En el interior las máximas se situarían ligeramente por encima de los 20 grados. A partir de medía tarde, sin embargo, el ambiente tenderia a revolverse, el viento giraría a oeste-noroeste y se producirían chubascos. Las precipitaciones podrían ser bastante intensas y tormentosas, sin descartar que fueran acompañados de granizo. En el litoral el cambio de viento podía ser brusco; y además de ser brusco las rachas de viento serían muy fuertes, por lo que generaría mar revuelta.

Este panorama se ha cumplido conforme pasaba la jornada del lunes. A partir de las 17 horas ha comenzado a girar el viento y la bajada de las temperaturas y las tormentas han llegado a Gipuzkoa. Está activado el aviso amarillo por precipitaciones intensas hasta esta próxima medianoche. En Donostia se ha pasado de 24 grados en el termómetro a 18 en tan solo cinco minutos. Las rachas de viento del sur de 21 kilómetros por hora se ha convertido en un auténtico vendabal. A las 17.30 horas el viento del noroeste era en Donostia de 90 kilómetros por hora, al igual que en otras localidades de la costa guipuzcoana, y la previsión es que la fuerza de las rachas vaya aumentando en las próximas horas. En Oñati se ha registrado una fuerte tormenta y se han recogido 16 litros por metro cuadrado en una hora.

En Bilbao la temperatura ha bajado 9 grados en una hora y las rachas de viento del noroeste han alcanzado los 65 km/h. Las tormentas han hecho acto de presencia. En Vitoria se han registrado rachas de viento de hasta 81 km/h y ha diluviado.

En el monte Kolitza, de 883 metros de altura y ubicado en el término municipal vizcaíno de Balmaseda, los servicios de emergencias han rescatado este lunes por la tarde a seis personas que estaban desorientadas por la niebla.

Turistas abandonan la playa de La Concha.
Turistas abandonan la playa de La Concha. / L. Altuna

Previsión para el martes y miércoles

La previsión de Euskalmet para este martes es que será una jornada en general tranquila. Todavía de madrugada quedarán restos de los chubascos del día anterior, pero ya durante el día las precipitaciones desparecerán y el cielo no estará tan gris, tendiendo a quedar con pocas nubes. El viento irá variando durante el día, primero será del oeste, para pasar a componente este y acabará el día soplando del sur. Las temperaturas máximas bajarán, pero se mantendrán en valores primaverales sobre los 16-18 grados.

El miércoles se espera un tiempo apacible, con unas temperaturas máximas en ascenso. En la vertiente cantábrica rondarán los 25 grados, mientras que en el resto serán un poco más bajas, pero también alcanzarán valores por encima de los 20 grados. La jornada será soleada, aunque no con los cielos azules, ya que irán llegando bastantes nubes altas; de cara al final del día la nubosidad será abundante. El viento soplará durante todo el día de componente sur, favoreciendo la subida de las temperaturas.

Así se veía la entrada de la galerna en la bahia donostiarra..
Así se veía la entrada de la galerna en la bahia donostiarra.. / L. Altuna

Incertidumbre ante la llegada de 'DANA'

Según ha informado Euskalmet, «la incertidumbre se manifiesta a partir del jueves, jornada en la que se prevé la llegada de una bolsa de aire frío en altura (DANA)« y, en función de la trayectoria que adopte en su recorrido por la Península Ibérica, se producirán dos posibles escenarios de cara a la Semana Santa.

El primero estaría caracterizado por el tiempo inestable y húmedo, con abundante nubosidad y temperaturas diurnas que oscilarían entre los 14 y los 18 grados. El segundo, por su parte, estaría definido por una menor inestabilidad y precipitaciones menos probables. Por ello, para el resto de la semana, «la incertidumbre es elevada»