Renfe cifra en un 6,7% el seguimiento de la huelga y CCOO lo eleva al 70%

Un tren AVE. / Efe

La operadora recurrirá la convocatoria a los tribunales mientras el sindicato CGT anuncia nuevos paros para los días clave del verano

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Miles de viajeros se han visto hoy afectados por la jornada de huelga de 23 horas convocada por CC OO, pese a que el Ministerio de Fomento fijó unos servicios mínimos que permitieron mantener la mayoría de los trenes programados para un día en plena operación salida y llegada de vacaciones. El seguimiento de este paro es –como suele ser habitual– objeto de controversia entre empresa y sindicatos y, en este caso, Renfe estimó que fue secundado por un 6,69% de los trabajadores en el turno de tarde (un 6% durante la mañana) mientras que CCOOlo elevó hasta el 70% e incluso hasta el 80% en talleres y en lugares como Madrid.

Más información

Un total de 260 empleados de los 4.109 que podían sumarse a la huelga por no estar incluidos en servicios mínimos ni de vacaciones secundaron el paro en los dos primeros turnos de madrugada y de la mañana de este lunes, según los datos que dio la operadora, que además anunció que recurrirá esta convocatoria en los tribunales por considerarla «improcedente» e «injustificada». Sin embargo, CC OO amenazó con continuar con la huelga en agosto y septiembre, mientras que el sindicato CGT anunció hoy la convocatoria de cuatro días de paros: el 31 de julio, el 14 y el 30 de agosto y el 1 de septiembre, en horario de 12.00 a 16.00 horas y de 20.00 a 24.00 para reclamar un aumento de las tasas de reposición. Ésta es también una de las tres principales reivindicaciones de CCOO, que además de generar empleo neto exige reducir la jornada laboral y subir los sueldos. No se trata de nuevas peticiones, sino que están recogidas en el convenio colectivo que firmaron y que –denuncian– la empresa «está incumpliendo».

«Hoy es el primer día de huelga. Cuando termine la jornada haremos balance, diseñaremos la 'hoja de ruta' y veremos si es necesario continuar con los paros en el mes de agosto o dar un margen a negociación, si bien en caso de no materializarse o concretarse, volveríamos a la carga en el mes de septiembre», advirtió el secretario general del sector ferroviario de CC OO, Manuel Nicolás Taguas, desde la estación de Atocha.

La jornada transcurrió sin incidencias y con el cumplimiento de los servicios mínimos, lo que supuso la cancelación de 320 trenes, de los cuales 107 fueron AVE, lo que supone casi el 28% del total de los 387 inicialmente programados, como se desprende de los servicios mínimos dictados por el Ministerio de Fomento ante el paro de 23 horas.

En los trenes de Media Distancia (regionales), se han cancelado el 45% del total, 213 trenes. Y en cuanto a los servicios de Cercanías, se ha establecido la circulación del 75% de los trenes habituales en las 'horas punta' y el 50% en el resto del día. Respecto a los trenes de mercancías, se han cancelado el 75% de los inicialmente previstos.

Los viajeros cuyos trenes no estén garantizados por los servicios mínimos decretados por Fomento podrán cambiar el billete para otro tren del mismo día, si es posible, cambiarlo de fecha o anularlo con la devolución del importe correspondiente.

El alto porcentaje de servicios mínimos se debe a que la huelga coincide con una jornada de «excepcional movimiento de viajeros», ya que a la movilidad propia de un lunes, se une el final e inicio de quincena vacacional, afectando a todos los trenes, argumenta Fomento.

Renfe contabilizó 33.000 devoluciones de billetes de todos sus distintos tipos de trenes en la jornada de huelga, lo que supone disparar en un 37,5% el volumen de cambios que de forma habitual y por distintas causas se registran a diario.