«Trabajamos con grandes marcas por ser comercialmente directos y atrevidos»

Joseba Egaña en la sede de Kendu, en Donostia, que él fundó y dirige./LUIS MICHELENA
Joseba Egaña en la sede de Kendu, en Donostia, que él fundó y dirige. / LUIS MICHELENA

El fundador de la agencia Kendu ejerce su trabajo con la idea clara de que «solo sobrevive el que cambia»

Ion Fernández
ION FERNÁNDEZSAN SEBASTIÁN.

Conseguir que una tienda impacte visualmente en las personas. Resulte atractiva. Kendu trabaja con este objetivo. Joseba Egaña, fundador de la agencia, tiene claro que el auge del sector digital «hace que haya que entender una tienda de una manera diferente a la que actualmente entendemos como tal» .

- ¿Tienen futuro las tiendas físicas dado el auge del mundo digital?

- Digitalización es la palabra de moda y está teniendo mucha repercusión en nuestro negocio y en el de nuestros clientes. Antes, ir a comprar a las tiendas suponía una necesidad. No había otra manera. Pero, ahora, la tecnología ha hecho que no tengamos por qué ir a una tienda física para comprar. Las reglas del juego han cambiado totalmente y nos lleva a entender las tiendas como centros en los que aportar una experiencia al consumidor, y a ver la tecnología como una herramienta para facilitar esa experiencia.

- ¿Cuáles son los retos del comercio tradicional?

- Las tiendas tienen que reinventarse para seguir siendo relevantes y parte del día a día de los consumidores. Y en ello están todas las marcas. Se centran en experimentar sobre nuevos conceptos de tienda, cuyo objetivo es vender más una experiencia y no tanto un producto. Nosotros como proveedores tenemos un rol clave en entender y ofrecer soluciones únicas para las marcas y para sus clientes que sigan este camino.

La empresa

2004
año de fundación. La empresa donostiarra tiene una plantilla de 140 personas, de las cuales 110 están en Europa y 30 en EE UU.
Actividad:
Retail. Diseño y soluciones de comunicación visual en el punto de venta.

- La mayoría de las marcas tienen su propio lema, ¿cuál es el de Kendu?

- A lo largo de nuestra historia hemos tenido varios, pero, sin duda, yo me quedaría con la idea de que 'solo sobrevive el que cambia'. Kendu vive del cambio de las tiendas. La flexibilidad como empresa para adaptarnos a nuevos entornos de negocio han sido precisamente una de las claves de nuestro crecimiento. De hecho, la palabra Kendu -quitar en euskera- hace alusión a que el cambio siempre requiere deshacer o eliminar el pasado para dejar paso a lo nuevo. Actualmente, tenemos un nuevo lema a nivel interno: 'Yes, we Kendu it'. El objetivo es impulsar la actitud de afrontar los retos con valentía y espíritu positivo.

«La formación debe ser desde la humildad y con la curiosidad de cuando se empieza»

- ¿De qué manera ofrecen soluciones a medida para sus clientes?

- En el ADN de esta compañía está el trabajar siempre escuchando lo que nos trasmite el cliente para entender sus necesidades y crear así una estrategia. Por eso, para nosotros es vital visitar las tiendas de cada uno de ellos una vez comenzamos a trabajar con ellos.

- ¿Qué elemento diferenciador aporta Kendu con respecto a la competencia?

- Nuestra gran especialización en el mundo del retail que nos permite ofrecer un servicio a nivel global. También subrayaría que nuestra compañía tiene capacidad para ofrecer soluciones a medida para cada uno de nuestros clientes y replicarlas en volumen en un corto plazo de tiempo.

- ¿Cómo consigue una empresa de San Sebastián trabajar con marcas de gran proyección internacional?

- Hemos sido directos y atrevidos en lo que al aspecto comercial se refiere. También estamos presentes en ferias de nuestro sector lo que nos ha permitido llamar la atención de estas grandes marcas. Después, la clave está en llevar a cabo productos diferenciados y servicios que ayuden a los clientes en su día a día. Una vez realizado esto de manera correcta, los proyectos traen consigo otros proyectos.

- ¿Cómo ve el futuro de esta compañía?

- Nuestro objetivo es seguir creciendo y convertirnos en una de las mejores empresas en nuestro sector a nivel mundial. Vamos por el buen camino. Hace cuatro años comenzamos nuestra andadura en el mercado de Estados Unidos y actualmente estamos trabajando con marcas muy relevantes allí.

- ¿Qué le llevó a fundar Kendu?

- Soy diseñador gráfico de formación y árbitro de fútbol de afición. Hago esta indicación porque ser árbitro me ha ayudado mucho en mi vida personal y profesional, especialmente en lo que se refiere a tomar decisiones en todo momento y hacerlo de manera rápida. Después de trabajar en una agencia de publicidad, me decidí a emprender un proyecto familiar al que llamamos Druck Servicios Gráficos. En el año 2000, ya en solitario, cree la agencia Medio 10. Posteriormente, en 2004, nació Kendu dedicada a fabricar y comercializar soportes de comunicación. En 2012, las sinergias naturales que surgían entre las dos empresas me llevaron a fusionar ambas compañía y a dar vida a lo que hoy en día es Kendu.

- ¿De qué manera pueden los trabajadores de esta empresa participar activamente en los proyectos?

- Todos los departamentos y las personas que los integran participan de una u otra manera en los proyectos que van surgiendo en Kendu. Los gestores de cada uno de ellos son los directores de orquesta que hacen tocar a la banda; es decir, ellos son los que tienen la misión de hacer que cada uno participe en el momento oportuno, desde que recibimos la consulta hasta que entregamos el pedido al cliente.

- ¿Cómo hay que motivar a los equipos de la empresa?

- Por suerte, en Kendu cuento con grandes profesionales. Considero que los retos ambiciosos y la consecución de los mismos es la mejor formula para motivar a cada uno de ellos. Pero también creo en otras formas de motivación basadas en la comunicación, las iniciativas sostenibles y actividades que fomentan el espíritu de equipo. Algunas de estas ideas surgen desde la propia empresa, pero generalmente son los propios trabajadores los que ponen en marcha estas iniciativas.

- ¿De qué manera se tiene que formar un directivo?

- Desde la humildad. Hay que entender que el aprendizaje debe de ser diario. A partir de aquí, cada directivo tendrá su fórmula para ir incrementando sus conocimientos. En mi caso, soy un viajero incansable. He visitado muchas ferias. A su vez, aprendo mucho de toda la gente que me rodea. Al final, lo importante es observar y hacerse preguntas constantemente, sin perder la sed ni la curiosidad del principio.

 

Fotos

Vídeos