Bascotecnia gana la puja para hacerse con Lagun-Artea al pagar 13 millones

Fachada de la sede de Lagun-Artea en Zumaia./MIKEL FRAILE
Fachada de la sede de Lagun-Artea en Zumaia. / MIKEL FRAILE

Termina así el concurso de la firma de Zumaia, para la que el administrador propuso a Sarralle como ganador al ofrecer menos dinero pero más empleo

JULIO DÍAZ DE ALDASAN SEBASTIÁN.

El concurso de acreedores de Lagun-Artea llega a su fin. Según pudo confirmar DV de fuentes solventes, el titular del juzgado de lo Mercantil número 1 de San Sebastián, Pedro José Malagón, dictó ayer un auto por el que adjudica las dos unidades productivas (mecanizado y calderería, por un lado, y proyectos, por otro) previstas en el plan de liquidación de la firma a Bascotecnia, que acudía al proceso en alianza con Ondozabal.

La decisión, que el magistrado argumenta en profundidad en un auto de nueve páginas, supone una auténtica sorpresa, ya que significa inclinar la balanza en sentido contrario a lo que en su informe recomendó el administrador concursal (Grupo Sindicatura), que se mostró partidario de adjudicar la concursada a la alianza formada por Sarralle y Mecanizados Izadi.

La cifra

42 empleos
serán los que asuma, ya que así consta en su oferta, el tándem formado por Bascotecnia y Ondozabal. El juez deja claro que los elegidos de entre la actual plantilla de Lagun-Artea entrarán en la nueva compañía en las mismas condiciones laborales que tengan en la actualidad.

Entrando en detalle, el juez deja claro que los 13 millones de eurospagaderos al contado que ofrecen Bascotecnia y Ondozabal superan con creces la oferta de sus rivales, que estaban dispuestos a pagar 7,41 millones pero que cifraban su puja en 2,99 millones más; los que entendían que el propio concurso se ahorraba en indemnizaciones por despido, puesto que pretendían emplear a todos los trabajadores de Lagun-Artea, mientras Bascotecnia estaba dispuesta a contratar a 42 (luego aclaró que esa cifra era un mínimo).

El juez Malagón discrepa de la forma en que la administración valoró las dos ofertas económicas

En esa tesitura fue en la que la administración concursal planteó como claros ganadores a Sarralle, que presentaba la oferta a través de una instrumental denominada Equisider Lagunsar S. L.

Los administradores, además, entendían que el plan de negocio de aquella era mejor que el de su adversario, en el que apreciaban una reducción de salarios que afeaba la fotografía final. Cabe recordar que algunos directivos, como la propia gerente de la concursada, Amaia Odriozola, y representantes de los trabajadores del Grupo Lagun-Artea se dirigieron después al juez para apoyar a Sarralle.

Pero llegó Malagón, cuya opinión es la que importa (de hecho, el auto de ayer no es recurrible) y dio la vuelta a la tortilla. Comienza el juez su argumentación subrayando que la propia administración señaló que «ambas ofertas son totalmente admisibles con arreglo a los parámetros del plan de liquidación», y continúa señalando que «Bascotecnia ha aclarado» que los 42 empleos eran un suelo desde el que partir. Respecto al ahorro en indemnizaciones planteado por Sarralle por su mayor empleo inicial, el magistrado rebate la teoría y, apoyado en distintas proyecciones y ejemplos prácticos, señala que esa comparación de trece millones frente a diez no es factible. Sumado todo, «no podemos resolver de otra manera que en el sentido de que la mejor oferta es la presentada por Bascotecnia»·, concluye el juez.

El magistrado recuerda que la finalidad primera del concurso es pagar a los acreedores de la quebrada

En su disposición, el magistrado subraya que la legislación concursal señala que «la finalidad principal no es el saneamiento de las empresas, sino la satisfacción de los intereses de los acreedores a través, en la medida de lo posible, de una solución conservativa que es la que la Ley potencia». «Se apostará por la conservación de la empresa en la medida que sea la forma más eficiente a los intereses de los acreedores», añade.

La adquisición, recuerda el auto, «será sin asunción de las deudas de la concursada, concursales o contra la masa, libre de cargas, gravámenes y limitaciones, con sucesión de empresa a efectos laborales y de Seguridad Social, salvo en la parte de la cuantía de los salarios o indemnizaciones pendientes de pago anteriores a la enajenación que sea asumida por el Fondo de Garantía Salarial». Y concluye que los 42 contratos serán en las mismas condiciones que hoy tengan las personas elegidas.

 

Fotos

Vídeos