Las empresas vascas no aprovechan la reactivación para invertir más en I+D+i

Cidetec inauguró en julio un centro de apoyo investigador para las empresas. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Cidetec inauguró en julio un centro de apoyo investigador para las empresas. / JOSÉ MARI LÓPEZ

El gasto en Euskadi en relación al PIB volvió a retroceder por quinto año consecutivo | La consultora Bantec advierte de que las compañías vascas reaccionan con «timidez» ante las cuantiosas subvenciones públicas destinadas a innovación

Fernando Segura
FERNANDO SEGURA

Las empresas vascas están dejando pasar la oportunidad de aprovechar el ciclo económico ascendente para incrementar las inversiones en I+D+i. Es más, tampoco sacan todo el jugo posible a las cuantiosas subvenciones que las administraciones destinan a este fin. Así se desprende del informe 'Gasto en I+D+i en Euskadi 2017' realizado por Bantec, consultora especializada en el ámbito de la innovación en Euskadi. Si la tónica ha sido ésta con el viento de cola, parece difícil que la situación mejore en el futuro, porque los datos 'macro' apuntan a una ralentización. El efecto sobre la competitividad puede ser letal.

Bantec saca los colores a las empresas, aunque evidentemente no se puede generalizar, dado que numerosas compañías son punteras en innovación. Sin embargo, el análisis realizado por la consultora, basado en datos propios y de Eurostat, no dejan lugar a dudas sobre el estado de la cuestión. El gasto empresarial en I+D+i alcanzó su punto máximo en 2012, con 767 millones de euros. Los tres años siguientes descendió, hasta los 708 millones de 2015. En 2016 y 2017 volvió a crecer. En el periodo 2012-2017, la inversión se redujo un 4,63% (ver gráfico).

Esta evolución aleja a las empresas vascas de sus competidoras. En la UE el 64% del gasto en I+D+i proviene del sector productivo, frente al 55,4% de Euskadi. También se complica el cumplimiento del objetivo establecido por el Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación del Gobierno Vasco, que estableció que el gasto empresarial debía representar en 2020 el 60% del total.

Además de no aprovechar el tirón económico, la consultora subraya que las empresas tampoco echan el anzuelo en el enorme caladero de las subvenciones públicas, que superan los 400 millones de euros anuales. «El esfuerzo de las administraciones -señala el informe- por reanimar el gasto empresarial no está dando los frutos apetecidos a corto plazo, de manera que la inversión en I+D sigue perdiendo peso en relación al gasto público».

En concreto, la inversión privada se redujo del 55,7% en 2016 al 55,4% de 2017, mientras que el gasto de las administraciones aumentó del 33,5% al 34,3%. Este comportamiento, según se señala en el estudio, evidencia un sector empresarial «tímido» en su respuesta a los estímulos de las administraciones e «inmaduro» en comparación con sus homólogos de Alemania o Francia, donde la inversión privada representa el 70% del gasto total en innovación. Ahora bien, siempre cabe el pobre consuelo de compararse con el Estado, donde supone el 50%.

Esta atonía empresarial tiene el efecto colateral de impedir que Euskadi escale puestos en el ranking de inversiones en I+D+i por territorios. Si bien en términos absolutos el gasto creció desde los 1.290 millones de 2016 hasta los 1.321 millones de 2017 (2,34%), en relación al PIB se redujo del 1,82% al 1,81%. El descenso no parece significativo, pero se suma a los registrados desde 2012, cuando suponía el 2,06%. Euskadi encadena cinco años consecutivos en los que el gasto en innovación cae respecto al PIB, es decir, el dinamismo en este terreno ha sido inferior al registrado en el conjunto de la economía.

En consecuencia, el ranking de países de la OCDE (2016) sitúa a Euskadi (1,82%) alejado de los países líderes: Austria (3,09%), Alemania (2,94%), Dinamarca (2,87%), Bélgica (2,47%) o Francia (2,22%). La media de laUE-28 es del 2,03%, la de Estados Unidos del 2,79%, en tanto que Corea se dispara al 4,23%.

Expectativas incumplidas

En definitiva, 2017 no cumplió las expectativas en Euskadi. El positivo comportamiento empresarial del último tercio de 2016 y del arranque de 2017 permitían presagiar que el gasto en innovación recuperaría terreno en la comunidad autónoma respecto al PIB. Sin embargo, su evolución resultó insuficiente y finalmente se produjo un retroceso. El ejercicio estuvo caracterizado por un mayor crecimiento de los fondos públicos (453 millones, 4,96%) y un menor avance de los privados (731 millones, 1,69%), lastrando estos últimos el cómputo total.

Respecto al presente ejercicio, la consultora no se muestra entusiasta. «No parece que vaya a ser un año de relumbrón», señala. Apunta como elementos en contra «el gasto empresarial frenado, la inversión extranjera a la baja debido al 'Brexit' y los aranceles impuestos por el presidente de Estados Unidos».

No obstante, en el lado positivo cabe situar que el Gobierno Vasco ha anunciado que incrementará su gasto en I+D+i en un 5% anual. Según los cálculos de Bantec, este objetivo supondría destinar a tal fin 432 millones en 2018, 454 en 2019 y 478 en 2020.

Más

 

Fotos

Vídeos