Confebask, CC OO y UGT rebajan su enfrentamiento e intentan recomponer el Diálogo Social en Euskadi

Confebask, CC OO y UGT rebajan su enfrentamiento e intentan recomponer el Diálogo Social en Euskadi

Los firmantes del foro tripartito, en el que también participa el Gobierno Vasco, mantienen contactos para tratar de restaurarlo | La vista por la demanda presentada por la central que lidera Loli García ha quedado aplazada de mutuo acuerdo

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN

Dicen que una ofensa o un engaño no se olvida tan fácil, pero hasta los más despechados dan a menudo segundas oportunidades. Esto es lo que ha pasado o está pasando entre los actores del Diálogo Social en Euskadi. Cuando todo parecía roto y el divorcio estaba a punto de escenificarse en los tribunales, los protagonistas de esta película, que no son otros que Gobierno Vasco, Confebask, CC OO y UGT han decidido rebajar su enfrentamiento y tratar de recomponer un foro que costó mucho poner en marcha y que saltó por los aires el pasado mes de abril tras el acuerdo por el Empleo y la Cualificación suscrito entre el Ejecutivo Vasco y la patronal.

Un pacto que fue calificado como «desleal» por parte de las dos centrales y que incluso llevó a CC OO a presentar una demanda judicial contra los firmantes del mismo al considerar que «vulneraba el derecho a la libertad sindical, ya que incluía contenidos exlusivos a negociar con los agentes sociales y entre ellos con los sindicatos más representativos». Esta iniciativa elevó el nivel de enfrentamiento, ya que sobre todo Confebask no entendió lo que consideraba una especie de pataleta irracional de la central liderada por Loli García o incluso un «afán de protagonismo mediático», como llegó a calificarlo en algún momento. Pero las relaciones entre la patronal vasca y los dos sindicatos se tensionaron hasta el punto de que el presidente de Cebek, Iñaki Garcinuño, dio prácticamente por finiquitado el Diálogo Social e instó a darse un respiro, aunque posteriormente matizó algo sus declaraciones. Con todo, Confebask se mostró más cauta y declinó en todo momento dar por muerto dicho foro, aunque daba por hecho que no se movería nada hasta después del verano.

Pero en las últimas tres semanas han cambiado algo las tornas y se han producido contactos entre las partes que han limado las asperezas más duras, lo que ha propiciado que llegaran a un acuerdo para que la vista por la demanda presentado por CC OO ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, que se iba a celebrar el martes de la semana pasada, haya quedado aplazada, según ha podido saber DV.

Mutuo acuerdo

Se trata de una decisión adoptada de mutuo acuerdo y que permite continuar las conversaciones entre los diferentes actores en aras a tratar de recomponer el Diálogo Social vasco. Fuentes cercanas al mismo señalan que «hay síntomas de que pueden intentar recomponer dicho foro, lo que de por sí es buen indicio». Es más, se muestran esperanzados de que el Diálogo Social se pueda recuperar a corto plazo, aunque admiten que es complejo.

La institucionalización del Diálogo Social puede ser una de las vías para encauzar el foro

«Las partes han considerado conveniente aplazar la batalla judicial, repensar las consecuencias y ver si es posible restaurar el clima de confianza y a partir de ahí tratar de recomponer el acuerdo», apuntan las mismas fuentes.

Una de las vías que permitiría reconducir la situación sería la institucionalización del Diálogo Social, es decir, dotarlo de una estructura jurídica que le dé estabilidad y seguridad legal. Una cuestión que es potestad del Gobierno Vasco. De hecho, éste fue uno de los acuerdos alcanzados en la mesa de Diálogo Social, aunque su materialización se ha ido retrasando.

Es más, hace dos semanas el secretario general de UGT, Raúl Arza, situó la posible solución a la ruptura del Diálogo Social en la creación de dicho órgano permanente. «Ayudaría a empezar a solucionar la situación», reconocía durante su intervención en el Forum Europa, celebrado en Bilbao. «Solo se puede recuperar el diálogo social si éste es sostenido, duradero y equilibrado», remarcó el sindicalista. No sin antes arremeter contra Confebask por «meter el diálogo social en un callejón sin salida» y contra el Gobierno Vasco por «avanzar en un modelo lobbysta al primar los acuerdos con la patronal dejando fuera a los sindicatos».

Tanto UGT como CC OO habían puesto como línea roja para tratar de encauzar el Diálogo Social la retirada del acuerdo sobre el Empleo y la Cualificación, aunque Confebask se ha mostrado hasta el momento muy tajante al respecto. No obstante la decisión de aplazar el juicio supone todo un voto de confianza que trata de facilitar el camino para avanzar hacia una posible recomposición del foro.