Confebask enfría el alcance del pacto sobre salarios en la negociación colectiva vasca

El presidente de Confebask, Roberto Larrañaga./Telepress
El presidente de Confebask, Roberto Larrañaga. / Telepress

La patronal envidia el acuerdo logrado en Madrid que ve improbable trasladar al País Vasco | CC OO y UGT reiteran que el texto debe significar un «revulsivo» para Euskadi, mientras que ELA y LAB insisten en que las sugerencias no atienden a la realidad vasca

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABA

«En lo concreto del acuerdo, en las recomendaciones, en Euskadi vamos por delante; pero en lo general, caminamos varios pasos por detrás». El director del Área Jurídico-Laboral de Confebask, Jon Bilbao, reflejaba de forma gráfica para DV el análisis que la patronal vasca realiza del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) alcanzado el lunes entre CEOE, CC OO y UGT en Madrid. Confebask estima que los planteamientos concretos que recoge el texto sobre incrementos salariales o ultraactividad quedan por debajo de lo que ya se está pactando en los convenios sectoriales del País Vasco; pero por otro lado, no pueden esconder la envidia sana que les produce que la patronal española pueda alcanzar un acuerdo de este calado con los sindicatos mayoritarios en el Estado y en una situación de recuperación y crecimiento sostenido de la economía. Un entendimiento que consideran que se encuentra lejos en el País Vasco y que piensan que este acuerdo no lo va a reactivar de una forma inmediata.

De esta forma, la patronal vasca también enfrió -como ya lo hicieran ELA y LAB- las perspectivas positivas que trasladaban CC OO y UGT de Euskadi tras confirmarse el pacto en la tarde del lunes. «Dudo que este acuerdo desbloquee la negociación colectiva vasca ya que el debate aquí no se encuentra en las recomendaciones pactadas en Madrid», explicó Bilbao.

El portavoz de Confebask señaló que «muchos» de los contenidos «concretos» incluidos en el acuerdo, sobre todo, el referido a incrementos salariales, «ya se están dando con naturalidad» en Euskadi y las subidas están «por encima». El acuerdo suscrito por CC OO, UGT, CEOE y Cepyme realiza una recomendación de subida salarial anual del entorno del 2% más un 1% variable, ligado a conceptos como la productividad o resultados. En este ejercicio, como avanzó el presidente del CRL, Tomás Arrieta, los nuevos convenios firmados en Euskadi incluyen un incremento salarial medio del 2,2%, dos décimas por encima de la recomendación que recoge el pacto. Bilbao aclaró que Confebask «tendrá en cuenta el documento» en las negociaciones de nuevos convenios sectoriales, aunque anticipa que apenas tendrá efecto en esas mesas.

Las claves

División
Solo CC OO y UGT aseguran que el acuerdo puede desbloquear la negociación colectiva en el País Vasco
Retribuciones
Los datos del CRL ya recogen que el incremento salarial en Euskadi es dos décimas superior al pacto
ELA y LAB
Insisten en que el pacto no es útil y que no responde a las necesidades de los trabajadores vascos

Pero lo que más valora Confebask del acuerdo alcanzado entre dichos agentes en Madrid es la «tendencia» que fija el mismo. Lo más positivo, según Bilbao, es poder «llegar a consensos en momentos de cambio y de incertidumbre». Este tipo de consenso insufla «confianza» en opinión de la patronal vasca, que «asienta el desarrollo económico y la creación de empleo». «Ya nos gustaría poder estar en condiciones de poder hacerlo aquí», remató Bilbao.

Tan cerca como lejos

Curiosamente, Confebask comparte con ELA y LAB parte de los argumentos que sustancian que el efecto del acuerdo salarial en Euskadi será limitado. Sin embargo, eso no significa que sus posicionamientos sean cercanos. Ni mucho menos. La patronal vasca sostiene que las centrales nacionalistas, sobre todo ELA, «mantienen una postura cómoda basada en el rechazo a todo tipo de compromiso». Una sentencia que, curiosamente también, es similar a la que sostienen desde CC OO y UGT de Euskadi, donde sus secretarios generales, Loli García y Raúl Arza, volvieron a afear la «postura en contra de todo» de la central que lidera Adolfo 'Txiki' Muñoz.

La secretaria general de CC OO Euskadi, Loli García, afirmó que «presionarán» a Confebask y a las patronales territoriales para que trasladen los contenidos del acuerdo salarial a la negociación sectorial en Euskadi. García recordó que es un acuerdo «obligacional» por lo que la patronal vasca «puede decir lo que quiera», pero «les obliga exactamente igual que nos obliga a nosotros».

La representante de CC OO destacó que el acuerdo es «buenísimo» ya que «rompe una dinámica» y aporta «nuevos aires». Unas propiedades que también quiso valorar el secretario general de UGT Euskadi, Raúl Arza, que confía en que el pacto salarial sea «un revulsivo para retomar la negociación colectiva». «Esperamos que esta acuerdo se pueda trasladar a nuestros trabajadores», deseó.

En su opinión, la «traslación» de las condiciones del acuerdo será «más fácil» a los trabajadores con convenio sectorial de ámbito estatal, casi 144.000, pero confió en que «llegue al conjunto de los trabajadores». «Que sea un acicate para que la patronal vasca se ponga, en serio, a negociar los convenios y que la riqueza generada llegue por fin a los trabajadores», añadió.

La «paz social»

Las centrales vascas ELA y LAB volvieron a mostrarse muy críticas con el acuerdo y con los propios firmantes. Los de 'Txiki' Muñoz acusaron a CC OO y UGT, de asegurar a la patronal «paz social» con «precariedad laboral» a cambio de «una mera recomendación para las empresas». ELA denunció que las centrales estatales se han «arrogado» el conjunto de la representación sindical y pretenden «limitar» su «capacidad de negociación, en este caso marcando un referente de salario mínimo que no se corresponde con las necesidades y la voluntad de la clase trabajadora vasca». El sindicato nacionalista puso como ejemplo que la recomendación del salario mínimo por convenio de 1.000 euros mensuales es «muy inferior» a los 1.200 euros que la mayoría sindical vasca se ha marcado como referencia.

Desde LAB avanzaron que «en Euskal Herria este acuerdo no será una herramienta» e insistió en que la solución es «lograr el Marco Vasco de Relaciones Laborales y Protección Social».