El juicio del 'caso Bankia' quedará visto para sentencia a finales de septiembre

Vista general de la sala de la Audiencia Nacional donde se juzga el 'caso Bankia'. /EP
Vista general de la sala de la Audiencia Nacional donde se juzga el 'caso Bankia'. / EP

El tribunal de la Audiencia Nacional estudia suspender la vista a principios de julio tras la fase pericial para dar tiempo a las partes a presentar sus conclusiones finales

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

La planificación con la que trabaja ahora el tribunal de la Audiencia Nacional que juzga si hubo algún fraude en la polémica salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011, así como la presunta falsedad de sus cuentas anuales, sitúa la conclusión de la vista oral para finales de septiembre, como fecha más previsible. A su vez, la sentencia llegaría antes de concluir el año.

Tras un inicio de juicio complicado por la ausencia (por enfermedad) de la fiscal anticorrupción Carmen Launa, junto a las trabas de algunos abogados, desde marzo pasado el ritmo de sesiones ha sido relativamente ágil. Eso ha permitido recuperar el tiempo perdido: las cuestiones previas fueron en noviembre, pero los acusados –la antigua cúpula de Bankia con Rodrigo Rato a la cabeza y la auditora Deloitte– no comenzaron a declarar hasta principios de enero.

Luego llegaron las comparecencias de testigos (57 en 47 sesiones) y ahora se aborda la fase pericial, que podría concluir la semana próxima. Este miércoles, en el tercer día de interrogatorio a los dos peritos judiciales, los inspectores del Banco de España Víctor Sánchez Nogueras y Antonio Busquets, se reafirmaron en que «es evidente que había información disponible para incluir deterioros millonarios» antes de salir a Bolsa «y no se hizo», lo que maquilló las cuentas de Bankia.

Nueva documentación

Si no hay retrasos sobrevenidos, el juicio podría quedar suspendido a principios de julio hasta después del verano -todo dependerá del tiempo que se alargue la fase de lectura de documentos-, a fin de dar margen de sobra a todas las partes personadas a preparar sus conclusiones. Y es que durante el juicio se han mezclado los argumentos políticos con los técnicos y los financieros, además de aportarse nueva documentación y prestarse multitud de testimonios, lo que hace necesario contar con tiempo para revisar toda esa información profusa.

Aparte de los 35 acusados -tres de ellos personas jurídicas (Bankia, su matriz BFA y la mencionada Deloitte)- para los que se piden un total de 363 años de cárcel –la pena más alta, de 12 años, es para Rodrigo Rato como expresidente del banco- hay 14 acusaciones (dos populares y el resto particulares). Y aparte está la Fiscalía Anticorrupción, que ha liderado buena parte de las sesiones y ya adelantó al principio de la vista que podría ampliar su lista de imputaciones al delito de falsedad contable.