Pelota

Urrutikoetxea mima su zurda

Mikel Urrutikoetxea arma el brazo para golpear la pelota de derecha./JOSÉ MARI LÓPEZ
Mikel Urrutikoetxea arma el brazo para golpear la pelota de derecha. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Arrastra molestias desde su eliminatoria de cuartos ante Bengoetxea VI | El delantero de Zaratamo recibió masaje ayer en Oiartzun y confía en estar en condiciones de disputar la final ante Irribarria el 2 de junio

Enrique Echavarren
ENRIQUE ECHAVARRENSAN SEBASTIÁN.

Mikel Urrutikoetxea tiene la zurda tocada. El delantero de Zaratamo arrastra molestias en la mano izquierda desde el Campeonato de Parejas. Por dicho motivo se vio obligado a suspender «cuatro o cinco partidos» en la segunda vuelta de la liguilla de cuartos y regresó en la última jornada, pero aclara que en esta ocasión «los problemas son en otra zona de la mano». Se circunscriben al dedo anular. «En el mano a mano coges golpes malos al entrar de posiciones alejadas del frontis y eso es lo que me ha pasado ahora. Me encuentro mejor con el paso de los días y espero estar en condiciones de disputar la final contra Irribarria en la fecha fijada. Voy a jugar el día 2 seguramente».

De esta forma, Urrutikoetxea disipó todas las dudas y los rumores que se ciernen sobre el estado de su herramienta de trabajo con vistas a la cita más importante de la temporada. Ayer, a primera hora de la tarde, se desplazó a Oiartzun para ponerse en manos de Bixente Artola, su masajista de confianza. No es la primera vez que lo hace, ni será la última.

Urrutikoetxea comenzó a sentir molestias desde la eliminatoria de cuartos de final del Manomanista ante Bengoetxea VI. El pelotari vizcaíno decidió dar descanso a sus manos antes de afrontar la semifinal frente a Ezkurdia. «Me llevé un golpe malo, se me inflamó la mano, la tenía amoratada, pero la curé con dos semanas de reposo», recuerda. A la conclusión del partido ante el de Arbizu, tras conseguir el billete para la final, aparecieron de nuevo los inconvenientes. «Tenía la zurda bastante tocada y me dolía a la hora de golpear la pelota en los últimos tantos, pero había que sufrir. A una final no se llega todos los días y creo que tengo tiempo de sobra para recuperarme. Es un fallo que llevo arrastrando desde hace tiempo, pero no es nada importante. Después de varios días de reposo me permite entrenar de nuevo con normalidad».

Mañana, cita en el Bizkaia

Urrutikoetxea recibirá hoy a los medios de comunicación en la ronda de entrevistas previas a la final y mañana por la tarde tiene previsto entrenarse con Pablo Berasaluze en el Bizkaia de Bilbao en una sesión preparatoria que ya estaba fijada de antemano. «No se trata de ninguna prueba, sino un entrenamiento después de haber tenido varios días de descanso», aclara el expelotari berriztarra. «En principio, Mikel está para jugar la final», puntualiza el técnico de Baiko.

A día de hoy, ni Urrutikoetxea, ni su entorno más cercano, se plantean la posibilidad de solicitar un aplazamiento. «La única idea que en estos momentos pasa por mi cabeza es curar la mano y entrenarme, nada más. Tampoco es algo exagerado. Quiero salir al 100% a disputar la final», apostilla el de Zaratamo.

El reglamento del campeonato sí contempla la opción del aplazamiento siempre que se deba a circunstancias relacionadas a aspectos relativos a la salud del pelotari. Y establece que, si el juez único de competición de la Liga de Empresas lo concede, una fecha límite para la disputa de la final, que sería el domingo 9 de junio, una semana más tarde de la establecida en la presentación del campeonato. Si el pelotari vizcaíno no se recupera a tiempo, su puesto lo ocuparía el vencedor del partido por el tercer puesto que este domingo disputan en el Beotibar de Tolosa Ezkurdia y Elezkano II.

Reglamento sobre aplazamientos

1.
Si concurren circunstancias que impidan a algunos de pelotaris clasificados participar en la final del campeonato en la fecha prevista inicialmente, ésta podrá ser pospuesta para otra fecha si el juez único de competición de la LEPM así lo estimase. El pelotari que se viese imposibilitado para disputar la final en la fecha programada deberá informar a la LEPM tan pronto se den las circunstancias que impidan su participación. Si la incidencia acaecida estuviese relacionada con aspectos relativos a la salud del pelotari, bien éste, bien la empresa a la que pertenece, deberán aportar un informe médico elaborado al efecto por el médico de dicha entidad, estableciendo una fecha a partir de la cual es previsible que el pelotari se encuentre restablecido para la disputa de la final.
2.
El juez único de competición de la LEPM, a la vista de las circunstancias concurrentes, decidirá la concesión o no del aplazamiento, fijando en caso de ser concedido una nueva fecha para la final, que tendría que ser disputada con fecha límite del 9 de junio de 2019.
3.
Si concurren circunstancias que, objetivamente, impidieran a uno de los finalistas disputar la final en la fecha establecida por el juez único de competición de la LEPM, su puesto será ocupado por aquel pelotari que hubiera resultado vencedor en el partido por el tercer y cuarto puesto.