Esquí

El Mundial de Are, el teatro de la despedida de dos leyendas

La estadounidense Lindsey Vonn celebra una de sus victorias. /EFE
La estadounidense Lindsey Vonn celebra una de sus victorias. / EFE

Lindsey Vonn y Aksel Lund Svindal, rotos por las lesiones, se retiran a los 34 y a los 36 años, respectivamente, tras 118 victorias en Copa del Mundo

COLPISA/AFPAre (Suecia)

La estadounidense Lindsey Vonn y el noruego Aksel Lund Svindal, dos leyendas del esquí alpino, dirán adiós a la competición tras el Mundial de la especialidad que se disputará en la ciudad sueca de Are del 5 al 17 de febrero. En la mitología escandinava, los guerreros más valientes tienen un sitio en el Valhalla, junto al reino de los dioses. Nadie duda de que Lindsey Vonn y Aksel Lund Svindal tendrán su lugar en este espacio.

Ambos acumulan 118 victorias en Copa del Mundo y han reinado en las disciplinas de velocidad y en las pistas más peligrosas del mundo desde hace una década, pero han pagado el precio a su valentía con varias lesiones graves y un cuerpo demasiado contusionado para tratar de seguir compitiendo.

Svindal (36 años) podría haberlo dejado tras su segundo oro olímpico en descenso en Pyeongchang 2018, pero la pasión le llevó a seguir. El sufrimiento por su rodilla, operada ya en dos ocasiones, le llevó a finales de enero a renunciar por precaución a bajar la pista austríaca de Kitzbühel. «No sólo pongo en riesgo las próximas carreras, sino mi vida en general, de no poder ir al mar o no poder esquiar con mi padre», explicó entonces. «Tras Bormio (finales de diciembre), me costó diez días poder esquiar normalmente con mi padre», reconoció el noruego.

Sigue siendo un rival temible en las pruebas de velocidad en Are, allá donde ganó hace 12 años el primero de sus cinco títulos de descenso en la estación de Jämtland. «Este es un último lindo objetivo, con la familia y los amigos que no estarán muy lejos», dice al gran vikingo (1,89 metros) de ojos azules.

«Mi cuerpo está roto»

Por su parte, la estrella estadounidense Lindsey Vonn (34 años) sólo ha podido disputar tres carreras este invierno, mermada por la enésima lesión en la rodilla izquierda, y acabó llorando en Cortina (Italia) a finales de enero. «Mi cuerpo está roto más allá de los razonable y no me permite tener la última temporada de mis sueños», deploró la campeona olímpica de 2010 y doble campeona del mundo.

Estrella más allá del esquí, Vonn y sus 82 victorias en Copa del Mundo tendrá un adiós a la altura de su estatus en la tierra que vio nacer a Ingemar Stenmark, poseedor del récord absoluto de triunfos (86) que la norteamericana ya no podrá superar.

Sí aspiran a superar la marca de Stenmark otras dos de las estrellas del esquí alpino, Mikaela Shiffrin y Marcel Hirscher, pero hasta que llegue ese momento aprovecharán la 'pausa' de Are para sumar alguna medalla mundialista más a su palmarés.

La estadounidense, que suma 56 victorias en Copa del Mundo a sus 23 años, ya es triple campeona del mundo de eslalon y quiere ampliar su palmarés disputando en Are cuatro disciplinas, en las que aspira al oro en cada una de ellas: supergigante, combinada, gigante y eslalon.

El austríaco Hirscher (68 triunfos a sus 29 años), cuatro veces campeón mundial (en gigante, combinada y dos veces en eslalon), espera ser protagonista en los últimos días del Mundial, cuando se disputen las pruebas más técnicas (gigante y eslalon), de las que es un consumado especialista.