Rugby

La crueldad del deporte deja a Ampo sin la victoria

La crueldad del deporte deja a Ampo sin la victoria
Ampo Ordizia

Ganaba 29-35 y en la última jugada pierde 36-35 ante el El Salvador | Los ordiziarras merecieron la victoria pero se les escapó en un último ensayo transformado

Iñigo Goñi
IÑIGO GOÑI

Ampo Ordizia perdió 36-35 en el Pepe Rojo de Valladolid de forma cruel ante el SilverStorm El Salvador, ya que ganaba 29-35 antes de que en la última jugada ensayaran los chamizos y con la conversión se quedaban con la hiel en los labios. El árbitro alargó el tiempo hasta que se terminara esa última acción y tras estar a centímetros de la línea concedió un ensayo que les daba la victoria a los locales.

Los jugadores ordiziarras y especialmente el medió melé Lescano protestaron al colegiado una decisión anterior que daba el oval a los subcampeones de Liga. Ordizia tenía controlado la posesión quedaban poco más de dos minutos para la conclusión, pero el árbitro entendió que Lescano introducía el oval en la melé con el pie y lo castigó con pérdida de posesión y que daba la oportunidad de ganar a los pucelanos. Una decisión que perjudicó a un Ordizia que había dado una lección de rugby desde el minuto 30 en adelante.

Tras un inicio bueno de diez minutos en el que se adelantaron 0-7, los goierritarras se apagaron y pasaron a ser dominados de forma clara por los locales. Fueron los veinte peores minutos de los de Marotias y Garmendia que veían como del 0-7 se pasó a un 24-7 claro a favor del SilverStorm. Ampo Ordizia sacó su garra y sobre todo demostró tener mucha calidad en su plantilla, ya que dio la vuelta a una situación complicada y en los últimos diez minutos del primer acto se metió de lleno de nuevo en el partido con un golpe y un ensayo con su transformación que lo dejaba de nuevo dentro del partido, 24-17, para la segunda parte.

Parcial de 0-28

Lo mejor del juego de Ampo Ordizia llegó en la segunda parte. Metió en el campo todavía más dinamita demostrando que cuenta con una plantilla amplia y completo pasando a dominar por completo el partido entre el segundo y tercer clasificados. Todo un El Salvador veía como le venían los golpes de un lado y otro del campo, como un boxeador que está semigrogui.

El parcial que había comenzado en el minuto 35 seguía abierto y desde ese instante hasta el minuto 65 era de 0-28. Imparables. Los chamizos no podían con el vendaval de juego de los guipuzcoanos. Hasta el minuto 57, en 22 minutos, era de 0-23 y eso son palabras ante un equipo como el el salvador. El último ensayo del Ordizia, al contraataque, sacó a relucir las virtudes del pilier Fernando López con el pie con dos toques adelantados, el segundo un pasemilimétrico al hueco como si fuera Odegard para que lo recogiera Korta y pusiera un 24-35 que les ponía cerca de un gran triunfo. Cruz no anotaba la patada y todavía quedaban quince minutos para la conclusión.

Una patada alta del exordiziarra Rust, cambiando de dirección, que cogía de forma magistral Lainz en el aire recortaba diferencias, 29-35. Antes, en el 67, Ampo se quedó con uno menos por expulsión temporal de Oier Goia. Antes de recuperarlo, Rust salía del campo conmocionado y Ampo Ordizia tenía el juego, no el marcador, controlado. Se jugaba en campo local y a pesar de estar con uno menos no se perdía el oval. Algo que ocurió en esa melé que se levantó, pero que concedía el balón a los locales. Era el minuto 78.

En la última jugada un golpe metía a los dos equipos en la 22, a cinco metros del ensayo. La touche la controlaba El Salvador, y el tiempo ya pasaba de los 80, pero había que terminar la jugada. Algo que se hizo con ensayo sobre la línea tras mucho esfuerzo defensivo que no sumó la victoria. El punto defensivo supo a poco, pero Ampo demostró estar al mejor nivel.