Gipuzkoa Basket

El GBC se hace gigante en Illunbe ante el Gran Canaria

El GBC se hace gigante en Illunbe ante el Gran Canaria
Jose María López

Gran victoria del Delteco GBC, que deja en 63 puntos al segundo mejor ataque del campeonato y logra un triunfo de enorme mérito gracias al trabajo colectivo

RAÚL MELERO SAN SEBASTIÁN

Un triunfo de equipo. Un partido mayúsculo frente a un rival de campanillas, que hacía un par de días se había medido al CSKA de Moscú en la Euroliga. Una victoria que debe ser un punto de inflexión. La mochila llena de disgustos se vació un poco ayer. No ha hecho nada todavía el Delteco GBC, pero este domingo puso la primera piedra y lo hizo de manera rotunda. Un choque completísimo que se rompió entre el final del tercer cuarto y el último. Con un chico de Ibarra con cara de tímido a los mandos, llamado Gaizka Maiza, que recogió el guante que le tendió Dani Pérez. «Venga, gana el partido», le debió decir el barcelonés. Y el de Ibarra no desaprovechó la ocasión para hacerse mayor en esto del baloncesto.

Ver los rostros de los jugadores del Gipuzkoa Basket tras el bocinazo final explica lo que supuso el triunfo. Salvó y Dani Pérez abrazándose, Sekulic con los brazos al aire, Sanadze, el último en llegar, con una sonrisa de oreja a oreja y el capitán, Xabi Oroz, que se quedó fuera por decisión técnica, sonriente y vibrando como uno más. Si este equipo sonríe, llegarán más victorias.

Intercambio de golpes

Tuvo que ser Fede Van Lacke quien le diera al GBC la temperatura correcta de cocción. Antes, Pasecniks y Evans subieron los primeros cuatro puntos al luminoso de Illunbe. El equipo donostiarra comenzó a tirones. Primero con el santafesino, después con Nevels que anotó un triple y metió una bandeja tras robo. (11-6, min.6). Salva Maldonado miraba su fondo de armario y rotaba sin parar a todos sus hombres. La salida de Albert Oliver coincidió con cinco puntos consecutivos del Gran Canaria que se acercó en el marcador antes de que Blagota Sekulic pusiera el 15-13 al final del primer cuarto. Unos primeros diez minutos donde el equipo canario se dejó por el camino siete balones y por ahí el Delteco pudo codearse con una escuadra de Euroliga.

Algo que continuó en el segundo cuarto, gracias entre otras cosas al desacierto amarillo y los buenos minutos que ofrecieron Dani Pérez y Sekulic. El base catalán dirigió con maestría y solo le faltó meter algún lanzamiento más, pero se entendió a la perfección con el poste montenegrino para martillear una y otra vez la zona canaria. El Delteco dominaba pero siempre con rentas muy ajustadas. De hecho la máxima fue el 24-19 (min. 14) después de un triple a la yugoslava de Corbacho que se frenó en un contraataque en el 6,75. Maldonado seguía a lo suyo cambiando piezas en el parqué. El único hombre que no había jugado hasta ese momento fue Marcus Eriksson. Salió el sueco y clavó un triple. Así de sencilla es la vida de un equipo de Euroliga con doce jugadores de primer nivel y así de dura la del GBC. Siete puntos seguidos de los canarios no inquietaron al GBC que se volvió a meter de lleno en el partido con una gran canasta de Barro y un matazo con falta de Bobrov. Ambas jugadas fueron fabricadas por Dani Pérez.

Las claves de la victoria del GBC

Defensa
Dejar al segundo mejor ataque de la Liga en 63 puntos es para sacar pecho. El Herbalife, hasta ayer, anotaba 89 puntos de media. Enorme trabajo del GBC atrás
Rebote
El partido se iba a librar bajo los aros y el equipo de Valdeolmillos ahí también sobresalió. Solo concedió ocho rebotes de ataque a su rival, cuando su media era el doble
Parcial
El 17-3 que endosó el Delteco entre los minutos 28 y 34 fue definitivo, con Dani Pérez y Gaizka Maiza como directores del orquesta, el delirio pasó de la pista a la grada

Viendo que Hannah y Oliver no funcionaban, Maldonado colocó a Paulí y sus 2,01 de altura como base. Llegó otro triple de Eriksson y un mate de Fisher, pero el Delteco acabó por arriba al medio tiempo, 34-33, gracias a los tiros libres de Barro y Gaizka Maiza. Los de Valdeolmillos sobrevivieron a una primera parte en la que sujetaron muy bien el rebote defensivo, sin dejar segundas opciones al Herbalife y a pesar de solo haber hecho dos triples de ocho.

Tras la reanudación, el GBC salió a por todas. Otra vez con un activo Van Lacke que hizo dos puntos y dio un buen pase para un triple de Nevels que pusieron la máxima hasta ese momento, 39-33 (min. 22). El equipo donostiarra no rompió el partido por dos factores: perdió un par de balones sencillos y Chris Evans asumió galones en el ataque canario y con seis puntos, equilibró el choque (43-43 min. 26) .

Delirio en illunbe

Poco antes del tiempo muerto de la televisión Duda Sanadze penetró para conseguir su primera canasta en Illunbe y después le siguieron un medio gancho de Sekulic y una gran penetración de Dani Pérez, lo que le llevó a Maldonado a parar el partido de nuevo con ventaja de seis.

Sin embargo, tras muchos sinsabores, el Delteco no quería defraudar al público. Llegó el momento de Dani Pérez. Metió un tirito a tres metros salvando los interminables brazos de Balvin, salió al rescate canario Oliver, pero en vano. Barro, al que ya no se le escapaban los balones recogió un envío del barcelonés para hacer una canasta acrobática y sacó falta. No aprovechó el tiro libre. Falló el 'Granca' y Maiza, que sustituyó a Dani Pérez hizo una canasta de pillo poniendo la máxima de todo el partido e inclinando el choque del lado donostiarra, 55-45 (min. 30).

El delirio en Illunbe llegó después. El equipo de Valdeolmillos endosó en cuatro minutos un 13-3 de parcial para dejar el partido en un 68-48, visto para sentencia a falta de seis minutos del final. Maiza, Sanadze, Corbacho, Salvó y Barro fueron los cinco héroes que dieron el golpe final al Gran Canaria. Sanadze conectó un triple, Barro pescó todos los balones que pasaban por la zona, Maiza dirigió con maestría, Salvó jugó con inteligencia y Corbacho puso en pie al público con un triple desde nueve metros. Un festival.

Al otro lado, el cuadro amarillo era una máquina de fallar. Salva Maldonado probó de todo. Tenía dónde elegir, ya lo saben. Jugó con cinco pequeños, presionó, dio igual. Lo único que pudo hacer al final fue maquillar el resultado y se aprovechó esta vez sí, de la falta de intensidad del Delteco que festejó la victoria desde dos minutos antes del final del choque. Lo merecían.

Más del GBC 74 - Gran Canaria 63

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos