Clasificación para la Eurocopa sub-21

Rafa Mir premia a España

Pablo Fornals, durante una acción del partido./Malton Dibra (EFE)
Pablo Fornals, durante una acción del partido. / Malton Dibra (EFE)

Desde su acción y su pegada, España resolvió una victoria de tanto esfuerzo como ambición, porque nunca decayó, por mucho que su billete para el Europeo sub-21 ya esté sacado desde hace un mes

EFE

Un gol en el minuto 84 de Rafa Mir recompensó la insistencia de la selección española sub-21 contra Albania y contra los postes, tres, hasta que el delantero del Las Palmas demostró una efectividad absoluta en su primera y única ocasión, un control, un giro y un certero tiro con el pie derecho.

Desde su acción y su pegada, España resolvió una victoria de tanto esfuerzo como ambición, porque nunca decayó, por mucho que su billete para el Europeo sub-21 ya esté sacado desde hace un mes, obcecado en doblegar la oposición defensiva de su rival y que tanto le exigió en cuanto a su tenencia y paciencia con la pelota.

0 Albania

Kastrati; Doka, Tafa, Kryeziu, Maloku, Toli; Laci, Keidi Bare, Mucolli (Mala, m. 67), Sulejmanov (Zeka, m. 81); y Vrioni.

1 España

Unai Simón; Lirola, Unai Núñez, Meré, Caricol; Zubeldia, Fabián (Dani Olmo, m. 60); Carlos Soler, Pablo Fornals (Pedraza, m. 54), Oyarzábal; y Mayoral (Rafa Mir, m. 67).

gol
1-0, m. 84: Rafa Mir.
árbitro
Joao Pinheiro (Portugal). Amonestó a los locales Tafa (m. 74) y Kastrati (m. 76) y al visitante Núñez (m. 36).
incidencias
Partido correspondiente a la novena jornada del grupo 2 la fase de clasificación para el Europeo sub'21, disputado en el estadio Selman Stermazi de Tirana.

España propuso, Albania defendió... y contraatacó. El plan inamovible de cada uno. Desde el primer hasta el último minuto. Nada fuera de lo esperado, con el peso de la posesión, de los ataques y con el juego trasladado casi siempre al campo contrario del bloque que dirige Luis de la Fuente, insistente una y otra vez en su idea.

Ni siquiera una clasificación segura, sin pleno porque en la última jornada cedió contra Irlanda del Norte, desenfocó la ambición de la selección española, que destinó el encuentro a un dominio constante, sólo interrumpido por alguna salida de contragolpe de su adversario, atrincherado en torno a su área cuando le tocó defender.

Porque Albania opuso dos líneas compactas para construir un muro a unos metros de su guardameta, Elhan Kastrati. Una de cinco hombres en su defensa y otra de cuatro en su centro del campo, las dos juntas, sin fisuras, salvo las que le provocó España cuando combinó con más velocidad, la mejor fórmula para derribar tal estructura.

El gol de España, en cualquier caso, era una predecible cuestión de tiempo, que se retrasó hasta casi el final. No lo logró en todo el primer tiempo. No lo hizo Jorge Meré con un cabezazo, tampoco Pablo Fornals con un remate frontal. Ni tampoco lo consiguió el centrocampista del Villarreal, cuyo intento lo repelió el poste. El larguero privó a Aaron Caricol también del gol tras un zurdazo.

Sin pegada entonces, empate a cero al descanso. Por mérito del portero Unai Simón, ágil para repeler el buen movimiento ofensivo de Vrioni, que soltó un derechazo dentro del área, no se movió el marcador en los primeros instantes del segundo tiempo; un aviso para España de los contraataques de Albania, contados pero amenazantes.

No hubo más, pero sí más oportunidades de la 'Rojita', dirigida por el juego entre líneas de Dani Olmo, sustituto a la hora de juego de Fabian y agitador de tres ocasiones. La primera, con un cabezazo desviado; las dos siguientes por ser el objeto de sendas faltas al borde del área. Una la lanzó Caricol, centrada; la otra la botó directa Soler contra el poste, que contuvo la victoria de España hasta la aparición de Rafa Mir. Media vuelta, gol y victoria (0-1).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos