Fiscalía de Madrid

Mourinho acepta la condena a un año de cárcel por fraude fiscal

José Mourinho. / Andrew Couldridge (Reuters) I Atlas

El escrito de acusación de la Fiscalía de Madrid que ha firmado el técnico portugués señala que la sociedad Koper Services fue creada por el acusado con el objeto de ocultar sus ingresos por derechos de imagen

RICARDO CASTAÑEDAMadrid

El entrenador portugués José Mourinho ha firmado este martes la sentencia que le condena a un año de cárcel por fraude fiscal -no lo cumplirá, ya que carece de antecedentes penales- y al pago de una sanción económica de más de dos millones de euros -el 60% de la cuota defraudada, esto es, 966.922,56 euros en 2011 y 1.015.879,83 euros en 2012, más la multa de 250 euros al día durante 24 meses-, aceptando así el escrito de acusación de la Fiscalía de Madrid.

Según este escrito, Mourinho incurrió en dos delitos contra la Hacienda Pública tras suscribir en 2004 un contrato por el que simulaba la cesión de la explotación de sus derechos de imagen a la sociedad Koper Services SA, con domicilio en las Islas Vírgenes Británicas.

Según el escrito, el 17 de septiembre de 2004 el técnico portugués rubricó un nuevo contrato de cesión de sus derechos de imagen entre Koper Services y la irlandesa Multisports & Image Management Limited y cuatro años más tarde (el 22 de diciembre de 2008) la sociedad irlandesa suscribió con Polaris Sports Limited, que tenía el mismo domicilio social, un contrato de representación para que buscara y negociara contratos comerciales.

«Todas estas estructuras societarias fueron utilizadas por el denunciado con el objeto de hacer físicamente opacos los beneficios procedentes de sus derechos de imagen», señalaba el Ministerio Fiscal en su denuncia.

Tras abandonar su cargo de entrenador en el Inter de Milán, Mourinho firmó el 31 de marzo de 2010 un contrato de trabajo con Real Madrid y trasladó su residencia a Madrid, motivo por el cual adquirió la condición de residente fiscal en España. Sin embargo, «con ánimo de obtener un beneficio ilícito», presentó en plazo sus declaraciones de los ejercicios 2011 y 2012 sin declarar sus ingresos procedentes de la cesión de sus derechos de imagen.

No obstante, tras el acta de conformidad se ha tenido conocimiento de que la sociedad Koper Services fue creada por el acusado con el objeto de ocultar sus ingresos por derechos de imagen. De dicha sociedad, el acusado es titular del 100% del capital social al menos desde el 30 de junio de 2008 a través del trust Kaitaia Trust, con domicilio social en Auckland (Nueva Zelanda) y del que el acusado es fundador y beneficiarios el obligado, su esposa e hijos. Dado que no existe diferencia entre el acusado y la sociedad, el acusado presentó en el expediente documentación relativa a gastos de la sociedad que no se corresponden con la realidad.

En consecuencia, las cantidades que debieran haberse integrado en la Base Imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas del querellado son de 3.778.074,35 (2011) y 3.262.298,76 euros (2012), ocasionando de este modo un perjuicio para la Hacienda Pública de 1.611.537,61 euros en 2011 y de 1.693.133,05 en 2012.