The Best 2019

El año mágico de Megan Rapinoe

Megan Rapinoe (i), reconocida como mejor futbolista del mundo. /AFP
Megan Rapinoe (i), reconocida como mejor futbolista del mundo. / AFP

Campeona con Estados Unidos en un Mundial en el que fue máxima goleadora y mejor jugadora del torneo cobró protagonismo por posicionarse en contra de la política de Donald Trump hacia las minorías sociales

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Megan Rapinoe fue elegida la mejor futbolista de 2019 gracias a su aportación a Estados Unidos para revalidar el Mundial jugado en Francia. La capitana de la selección fue en verano la mejor jugadora y máxima goleadora del torneo. Se convirtió en un icono pero no sólo por su fútbol en el campo (seis goles y tres asistencias) sino también como símbolo más allá del césped. Se ha convertido en la voz que azota al presidente estadounidense, Donald Trump, por su política en relación con las minorías sociales como la comunidad LGTBI junto a su pareja, la baloncestista Sue Bird, cuatro veces campeona olímpica con la selección de Estados Unidos.

El polémico mandatario tiene entre ceja y ceja a la mediática futbolista desde que decidiese escuchar en silencio el himno estadounidense en protesta por la violencia policial contra la comunidad afroamericana, siguiendo los pasos del jugador de fútbol americano Colin Kaepernick y de otros conocidos deportistas.

Comprometida

Con su fuerte personalidad, carisma y el compromiso inquebrantable con las causas sociales y la desigualdad salarial, ella predica con el ejemplo y dona el 1% de su salario a organizaciones que utilizan el fútbol, a través de Common Goal (movimiento al que se unió en la propia gala Jürgen Klopp), como herramienta para promover el desarrollo social sostenible. En Milán se impuso a Luzy Bronze, la lateral de la selección inglesa que había conseguido el de la UEFA gracias a su aportación alpoderoso Lyon, y a Alex Morgan.

«Ha sido un año increíble para el fútbol femenino. Tenemos una gran oportunidad de ser futbolistas, triunfar en este deporte y tener un altavoz enorme para dar nuestro mensaje»

Rapinoe agradeció al recibir el premio a sus principales pilares y además lanzó un mensaje por el cambio. «Quiero dar las gracias a mi familia, a mi novia. A todos mis entrenadores, pero especialmente a Jill Ellis, que me ha ayudado a mejorar mucho y a ser campeona del mundo. Ha sido un año increíble para el fútbol femenino. Tenemos una gran oportunidad de ser futbolistas, triunfar en este deporte y tener un altavoz enorme para dar nuestro mensaje». Todos los que estamos aquí tenemos este poder, así que sirvámonos de este deporte para cambiar el mundo», concluyó.

Todas ellas, junto a la ahora portera atlética Sari van Veenendaal, estuvieron en el primer once femenino de la FIFA, que provocaron que todo el auditorio del Teatro La Scala de Milán se pusiese de pie para ovacionar a las jugadoras, copado por las que llevaron al Lyon a revalidar la Champions League y las americanas que consiguieron un segunda Copa del Mundo consecutiva el pasado verano. Ese éxito permitió a la inglesa Jill Ellis, la primera en tener dos Mundiales, ser elegida como mejor entrenadora de fútbol femenino. Dejó las islas británicas y seguro que nunca pensó que triunfaría como técnico tan lejos.