Primera

El Barça se reserva para una celebración más grande

Los jugadores del Barcelona, con el trofeo del título de Liga. /Afp
Los jugadores del Barcelona, con el trofeo del título de Liga. / Afp

Los festejos de la Liga fueron contenidos por el inminente pulso ante el Liverpool, aunque Valverde dio descanso el domingo y aprovechó para animar al Femenino, ya en la gran final europea

P. RÍOSBarcelona

Cuando un club como el Barcelona gana con cuatro jornadas de antelación y ya de forma matemática la octava Liga de las últimas once en juego, no se puede esperar una explosión de júbilo excepcional. Si además el Liverpool está a punto de aterrizar en el aeropuerto de El Prat para disputar la ida de la semifinal de la Champions (miércoles 1 de mayo), es normal que los mensajes de los protagonistas contengan alegría y orgullo, pero que la euforia sea comedida.

Ernesto Valverde y sus jugadores valoran muchísimo haber conquistado el campeonato de la regularidad con solvencia y un sufrimiento añadido en ese partido definitivo que resolvió Messi ante un Levante que acabó obligando al Barça a pedir la hora en el Camp Nou.

Pero todos quieren más, primero entrar en la final de la Copa de Europa, luego ganar la final de Copa ante el Valencia y, por último, si se ha conseguido eliminar al Liverpool, acabar la temporada a lo grande en el Wanda Metropolitano. «Lo extraordinario es que parece normal», fue el lema de las camisetas que lucieron los jugadores del Barça para celebrar el título, acompañando las palabras a ese dato impresionante y sin comparación posible en la historia del club: 8 de 11.

Todas con Messi, Piqué y Busquets, aunque sólo el primero suma 10 en 15 temporadas en el primer equipo azulgrana, además con un papel estelar. El '10' ha cambiado la historia del FC Barcelona y del fútbol español. Levantó su primera Liga como capitán tras la marcha de Xavi e Iniesta y lo celebro con una sonrisa de felicidad dibujada en su rostro, con sus tres hijos en el césped y esa mirada de quien quiere más y se está cuidando para ello.

Por eso fue suplente otra vez, aunque no esperó al minuto 60 para entrar, como es habitual cuando descansa. En el 46 ya estaba en el césped porque el Barça tenía prisa por cerrar la Liga para centrarse en la Liga de Campeones y poder hacer rotaciones masivas el próximo sábado en Vigo ante el Celta. El argentino acabó logrando el 1-0, su gol 34 en 35 jornadas, aunque apenas ha jugado 32 partidos y de ellos sólo 27 saliendo de inicio. Sus números siempre son de otro mundo.

Más allá de los fuegos artificiales, las emotivas imágenes familiares en el césped del Camp Nou con más niños que jugadores, el paseillo y los cánticos de la afición, el hecho que sí demostró que había una fiesta que celebrar fue que Valverde dio descanso a la plantilla el domingo a tres días del Barça-Liverpool. Los futbolistas y sus parejas acudieron el sábado por la noche a una juerga privada en un hotel costero de la ciudad, aunque durante la madrugada el frenesí de las redes sociales permitió saber todo lo que estaba ocurriendo. El técnico fue fiel a sus palabras respecto a la importancia de la Liga y entendió que más valía llegar al choque ante el Liverpool con unas horas más de alegría e ilusión que con un entrenamiento más en las piernas. Con trabajar a semifinal lunes y martes debería bastar.

Este domingo, eso sí, sí se vio a Ernesto Valverde y a Carles Aleñá en otra semifinal de Champions League, concretamente en la vuelta del pulso femenino entre Barça y Bayern en el Mini. Fueron dos de los 12.764 espectadores que se dieron cita en el Mini en un día histórico porque el equipo de Lluís Cortés se impuso 1-0, como en la ida, con un gol de penalti de la mallorquina Mariona Caldentey y se enfrentará al temible Lyon en la gran final del 18 de mayo en Budapest, siendo el primer club español en tener ese honor. El 'Txingurri', con experiencia como entrenador en el Athletic femenino, tomó buena nota del espíritu competitivo de las jugadoras, algo que necesitarán sus pupilos para imitarlas y estar en la final.

«Primer objetivo cumplido, nos quedan dos más», recordó Ter Stegen, protagonista de una gran parada ante Borja Mayoral para mantener el 1-0 que daba la Liga. «Tengo un triplete y quiero repetirlo», añadió Rakitic respecto al conseguido en 2015 con Luis Enrique. «Si no hubiésemos cerrado la Liga, la semana habría sido dura», comentó Sergio Busquets, afirmando que «era el momento para ser campeones y centrarnos en la Liga de Campeones».

Más centrado en el Liverpool que Valverde no hay nadie, quien ya insinuó el once que presentará el miércoles a través de sus rotaciones o de sus decisiones durante el partido ante el Levante. Sergi Roberto apunta a lateral derecho por Semedo; Busquets, Rakitic y Arthur formarán la media; y Coutinho, que hizo una gran primera parte el sábado, será el acompañante de Messi y Suárez en punta.