Carrera popular

Pierre Urruty y Marisa Casanueva dominan la San Silvestre de San Sebastián

Pierre Urruty y Marisa Casanueva dominan la San Silvestre de San Sebastián

Antxon Blanco
ANTXON BLANCOSan Sebastián

La veteranía es algo más que un grado. Así lo demostraron este lunes el vasco francés Pierre Urruty y la manresana Marisa Casanueva en la multitudinaria San Silvestre de San Sebastián celebrada en una tarde muy fría (3 grados). Entre los dos suman casi 70 años pero entraron como dos rosas en el arco de meta en la Plaza de Easo.

Urruty, 32 años, suma ya varios triunfos en la carrera donostiarra. Casanueva, 37 años, debuta en lo más alto del podio. El vencedor es de Baiona pero un fijo en muchas carreras en Gipuzkoa. La campeona está afincada desde hace dos años en Gipuzkoa «cosas del amor», dice, y empieza a ser una asidua al circuito de pruebas vascas. Tiene ficha por el Atlético SS y su entrenador es el bidasotarra Ricardo Jiménez.

Desde luego la familia Urruty necesita un buen armario para guardar los trofeos. Pierre, además de guardaespaldas de políticos franceses, es un excelente y liviano corredor. Y no le va a la zaga su mujer, Betty, que hace un año, en este asfalto fue la brillante vencedora. Esta vez Casanova doblegó sin piedad a sus rivales y escribió un renglón más en su palmarés, extenso por otra parte, internacional con la selección y con un triunfo en 2016 en el maratón de San Sebastián, entre otros logros.

La carrera masculina tuvo más salsa con un Urruty (23 minutos 42 segundos en los casi 8 kilómetros) que ha tenido que esforzarse en la parte final para superar a Imanol Cruz, que ha llegado a meta a dos segundos del baionés. Ander Sagarzazu ha completado el podio, a 15 segundos del vencedor. Y feliz el cuarto clasificado, nada más ni nada menos que el oriotarra Kamel Ziani, 46 años, que sigue en buena forma y sin gramos apenas de grasa. Ha llegado feliz saludando al público.

En la prueba femenina Marisa Casanueva «he ido a mi ritmo sin preocuparme mucho de nada ¿el ritmo por kilómetro? Ni idea», no ha existido batalla. La catalana (26:56 en meta) ha aventajado en 1:06 a la donostiarra Sara Alonso; en casi dos minutos a la zumaiarra Helene Alberdi.

La San Silvestre donostiarra ha contado con 4.500 participantes, e incluso han quedado sin dorsal 300 atletas. La novedad este año ha sido el cambio de salida. Del Antiguo a la Plaza Easo por motivo de las obras del Topo. Este cambio podría ser definitivo, al menos lo será en las próximas 4-5 ediciones. Los atletas y la organización ven con buenos ojos esta opción. La salida es mejor como lo demuestra que este año el último corredor del pelotón ha atravesado el arco tras el pistoletazo en 4 minutos 50 segundos. En el Antiguo este retraso llegaba a los ocho minutos.

Más información

 

Fotos

Vídeos