Glamour escurridizo

Ainhoa Iglesias
AINHOA IGLESIAS

Salvo algún aniversario muy concreto no recuerdo edición del Zinemaldia en la que no acabara surgiendo la pregunta: «¿ha habido menos 'glamour' este año, no?» En este 2019, sin embargo, no son pocos los corrillos en los que se ha escuchado la frase sin signos de interrogación. Con el listado de estrellas que han pasado por este Festival de Cine de San Sebastián en la mano, el zaherimiento parece poco justificado. Donald Sutherland, Kristen Stewart, Tim Roth, Penélope Cruz, Javier Bardem, Eva Green, Juliette Binoche, Gael García Bernal, Ricardo Darín, Chino Darín, Sam Neill, Catherine McCormack, Laetitia Casta o Bono -¡Bono!- han visitado el certamen, entre muchos otros rostros conocidos. Y eso, solo por citar a algunos de los más internacionales, porque Blanca Suárez, Mario Casas, Úrsula Corberó, María Valverde, Carlos Bardem, Joel Bosqued, Alba Flores, Itziar Ituño, Antonio de la Torre, Belén Cuesta, Eduard Fernández, Greta Fernández, Karra Elejalde, los hermano María y Paco León, Marian Álvarez, Kira Miró, Miguel Ángel Muñoz, Fernando Tejero, Carmen Machi, Loreto Mauleón y un largo etcétera de intérpretes que por sí solos ya serían capaces de levantar una alfombra roja, también se han dejado ver por la ciudad.

¿Por qué entonces ha calado la sensación de que ha habido menos gente a la que pedir un autógrafo? Quizá por un cúmulo de coincidencias:

1.

Pasiones desaforadas vs. emociones contenidas

Generalmente el público tiene dos maneras de actuar frente a una gran estrella de cine: con emoción contenida del estilo 'codazo, codazo, mira quién era ese', o con el fervor desatado de quien de pronto se sorprende a sí mismo emitiendo un grito para lograr un 'selfie'. El perfil de los intérpretes que este año han pasado por San Sebastián encaja, sobre todo, en la primera reacción. Nada de «¡Dios mío me ha dicho hola!» ni lágrimas emocionadas. Pero eso no significa que no haya habido glamour.

2.

Menos ruido

Ha habido muchísimas estrellas en este 67 Zinemaldia, pero en general han hecho bastante menos ruido mediático que en ediciones precedentes. Las redes sociales sociales pueden servir en este sentido a modo de termómetro: en general, pocos protagonistas del Zinemaldia han documentado en sus perfiles de manera extensa su paso por San Sebastián. Y eso los que se manejan en estas lides, porque Kristen Stewart, por ejemplo, no tiene cuenta en Instagram, y Donald Sutherland puede presumir de acumular más títulos en su filmografía que imágenes en las redes sociales.

3.

Ausencias y sorpresas

El propio José Luis Rebordinos ha reconocido que se han producido ausencias. El certamen contaba por ejemplo con James Franco y Megan Fox, pero 'Zeroville' tuvo que ser descalificada de la competición oficial y, entre esta y otras contingencias, no hubo nadie en el certamen para defender la cinta. Tampoco en la rueda de prensa de la película 'Adiós', protagonista de la gala de RTVE, estuvieron los dos pesos pesados de los créditos: ni su director, Paco Cabezas, ni uno de sus protagonistas, Mario Casas, aunque este último sí llegó al pase de gala de la cinta.

Por otra parte, anunciar que habrá invitados sorpresa es un arma de doble filo, dado que permite que la imaginación popular se dispare hasta límites insospechados. Uno de los deseos más compartidos, convertido al final en rumor, situaba a Joaquin Phoenix en el pase de 'Joker'. La sorpresa era Bono. Un golpe de efecto maravilloso pero único, y había quién se esperaba mayor número de visitas inesperadas.

4.

Fugacidad

Tradicionalmente el Festival de Cine de San Sebastián ha conseguido equilibrar la balanza del 'glamour' programando a las estrellas más internacionales durante los fines de semana y a un nutrido elenco de rostros conocidos del cine español en los días de labor. No han fallado las estrellas más pegadas a lo local pero el paso de la mayoría ha sido fugaz. No es del todo una mala noticia: todos esos actores y actrices que han venido con el tiempo justo no han podido quedarse más tiempo porque están inmersos en diferentes rodajes.

5.

Las puertas del Mª Cristina

La entrada del cinco estrellas donostiarra es el cuartel general de la intendencia fan. No hay imagen más sobrecogedora que la de las vallas abarrotadas entre el hotel y el Victoria Eugenia con cientos de personas comulgando en común griterío. En este 2019, desafortunadamente, se han producido varias espantadas. Kristen Stewart entró por una puerta secundaria del Mª Cristina, aunque después salió a saludar. Chino Darín y Úrsula Corbero, no. Laetitia Casta, tampoco. Además, Tim Roth estableció un nuevo récord al pasar del coche oficial del Zinemaldia al interior del hotel en apenas unos segundos.

¿Ha habido 'glamour'? Sí, mucho, solo que entre unas cosas y otras ha resultado ser escurridizo.