«Aspiro a perfeccionarme en el arte de mezclar comedia y drama»

Daniel Sánchez Arévalo acompañado de los actores de la película 'Diecisieta'. /MICHELENA
Daniel Sánchez Arévalo acompañado de los actores de la película 'Diecisieta'. / MICHELENA

Daniel Sánchez Arévalo firma 'Diecisiete', proyectada esta mañana en la Sección Oficial fuera de competición

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANO

«Lo único a lo que aspiro es a intentar hacerme mejor y perfeccionarme en el arte de mezclar comedia y drama», ha asegurado el realizador Daniel Sánchez Arévalo tras la proyección de su última película, 'Diecisiete', en la Sección Oficial y fuera de concurso. El realizador aborda en esta cinta el viaje de dos hermanos en busca de un perro dado en adopción y a cuestas con su abuela moribunda, un periplo tanto físico como emocional a lo largo del cual aprenderán a conocerse, a reconocerse y a perder. «Soy muy egoísta porque creo cosas para sentirme a gusto, disfrutar y vivir con intensidad», ha señalado.

«Lo que más me gusta como espectador es lo que busco hacer como cineasta», afirmó Sánchez Arevalo, que se remitió a películas como 'El apartamento' o a filmografías como la de Alexander Payne -presidente del jurado el año pasado- como ejemplos a seguir. «Me hubiera encantado coincidir con Payne. Hace un cine inclasificable muy pegado a la realidad y que juega con los géneros». El director madrileño estuvo acompañado de los actores Ignacio Sánchez, Biel Montoro y Lola Cordón, además de por el productor José Antonio Félez.

En el caso de 'Diecisiete', aseguró que «he intentado quitarme elementos, algo a lo que sólo me he atrevido al hacerme mayor. Antes mis películas eran más abigarradas, con más personajes, de forma que siempre tenía algo a lo qué agarrarme. Aquí no: son dos hermanos y un viaje. Mi trabajo ha sido quitar y quitar y quitar, y no forzar nada». La película, interpreta Sánchez Arévalo, «fue como un refugio que te generas a ti mismo».

Preguntado por la forma en que ha evolucionado su concepto de la vida desde que hace trece años rodó aquella otra historia de hermanos que fue 'Azul oscuro casi negro', dijo no ser «consciente de cómo he cambiado. He madurado, pero también he querido revivir las sensaciones que tuve en aquella película. Quería ponerme en una situación primeriza, he cambiado a todo el equipo técnico, no porque no estuviera contento con ellos, al contrario, por salir de mi zona de confort».

Respecto al hecho de que la cinta esté producida por Netflix, indicó que «leyeron y guion y me dijeron: 'Sólo queremos preservar tu mirada'». El realizador se lamentó del cambio de hábitos en el público y reconoció que «por desgracia, la gente va muy poco al cine y es algo que me da mucha rabia. Yo intento ir al menos una vez por semana porque me gusta la experiencia. Mi fantasía es que puedan convivir» el visionado en casa con el de las salas «y creo que se puede conseguir».

Sobre el rodaje con los perros, Sánchez Arévalo indicó que «en mi amor desmesurado» por estos animales «quería poner en el acento en la necesidad de adoptar» y en este sentido, aseguró que todos los que aparecen en la película «son de protectoras de aniamles, no queríamos que estuvieran resabiados o adiestrados».

En efecto, la relación tuvo que ser estrecha. Tanto es así que el actor Biel Montoro se ha quedado con el perro 'Oveja' y de hecho, se lo ha traído al Zinemaldia. «Es uno más de la familia desde que entró en casa».