El tenor donostiarra Xabier Anduaga triunfa en la final de Operalia en Praga

El tenor donostiarra Xabier Anduaga, junto a Plácido Domingo y la soprano guatemalteca Adriana González en Praga/EFE
El tenor donostiarra Xabier Anduaga, junto a Plácido Domingo y la soprano guatemalteca Adriana González en Praga / EFE

El cantante, de 24 años, ganó el concurso impulsado por Plácido Domingo tanto en la categoría de ópera como en la de zarzuela

D.M.

El tenor donostiarra Xabier Anduaga, de 24 años, ganó el vierbes el primer premio en las finales de ópera y zarzuela del concurso Operalia en su vigesimoséptima edición, que se celebró en Praga bajo los auspicios de Plácido Domingo. Este importante reconocimiento consagra al joven cantante como una de las voces más destacadas del mundo. La soprano guatemalteca Adriana González, de 27 años, fue la vencedora también en las dos categorías en el apartado femenino, mientras que el coreano Gihoon Kim se alzó con el premio del público.

Anduaga era el único español en la final del concurso, al que se presentaron más de mil cantantes de los que 41 fueron seleccionados para la competición y apenas 21 llegaron a la semifinal. El guipuzcoano se enfrentó en la final a otros dos tenores, un polaco y un surcoreano; dos barítonos y un contratenor. El cantante, que inició su trayectoria con 8 años en el Orfeón Donostiarra y debutó como profesional con 21 en el Teatro Rosini de Pesaro (Italia), consideraba en las horas previas que trabajar con Plácido Domingo en la final ya había sido «el mayor premio».

«Hemos tenido una relación y una química especial, que creo que hasta cuando me dirige se nota en el resultado», decía Xabier Anduaga del tenor madrileño, reconvertido en barítono, que además de creador de este certamen de jóvenes talentos y director en la final del concurso, que se celebró en el Teatro Nacional de Praga, es el presidente –aunque se abstiene de votar– del jurado de diez expertos que avaló el buen hacer Anduaga y de Adriana González. El reconocimiento para cada uno de ellos incluye un premio económico de 26.900 en la modalidad de ópera y de 8.900 euros en la de zarzuela.

El tenor donostiarra, quien no oculta que su sueño es cantar en el Metropolitan de Nueva York o en Covent Garden de Londres, dio anoche lo mejor de sí mismo en la interpretación del aria 'Ah! mes amis! Quel jour de fête', de Donizetti; y de 'Por el humo se sabe dónde está el fuego', de la zarzuela de Amadeo Vives 'Doña Francisquita'. Así lo apreció el jurado en una final en la que el segundo escalafón fue para el barítono coreano Gihoon Kim, que obtuvo también el premio del público. El tercero fue el contratenor germano-estadounidense Aryeh Nussbaum Cohen.

«Me hace mucha ilusión juntarnos otra vez y ver que mantenemos nuestro propio lenguaje»

Más allá del premio económico, el certamen supone un gran trampolín para jóvenes talentos operísticos. «Muchos de ellos salen con una recomendación, ya sea para un programa de jóvenes cantantes en un teatro o, lo que es más importante, con contratos para esos teatros», recordaba el vicepresidente de Operalia e hijo del afamado tenor, Álvaro Domingo. Esto explica, según Domingo, la rapidez con la que algunos, tras haber sido premiados en el concurso, actúan en los más prestigiosos escenarios, como el Metropolitan de Nueva York o la Royal Opera House de Londres.

'Mirentxu', de Guridi

En categoría femenina, la soprano rusa Maria Kataeva –también premio del público– y la sueca Christina Nilsson escoltaron por este orden a la ganadora, Adriana González, que interpretó 'Amour, ranime mon courage', de la ópera 'Romeo y Julieta' de Gounod, y 'Goizeko eguzki argiak', de la zarzuela 'Mirentxu', de Guridi.

«Habéis escuchado a las estrellas del mañana», proclamó un satisfecho Plácido Domingo. El tenor madrileño calificó de «muy alto» el nivel de los participantes y aseguró que todos los finalistas son ganadores. «Tenemos aquí doce cantantes fenomenales, que están ya mostrando lo que saben en distintos teatros y están preparados para una gran trayectoria», aseveró.