El sueño que le queda por cumplir a Emma Stone

La actriz estadounidense Emma Stone./
La actriz estadounidense Emma Stone.

El Oscar por 'La La Land' convierte a la actriz en la reina de Hollywood, un trono que solo le podía disputar su amiga íntima Jennifer Lawrence

ÁLVARO SOTOMadrid

Cuando con 18 años Emma Stone se ganaba la vida vendiendo comida para perros en una tienda de mascotas de Los Ángeles ni en sus mejores sueños habría creído que una década después sería la actriz de moda en Hollywood. Pero como bien saben todos los que han visto La La Land, los sueños a veces se hacen realidad, así que una niña nacida en una pequeña ciudad del estado de Arizona y tímida hasta el extremo de requerir la ayuda de un terapeuta puede llegar a ser la gran favorita para ganar el Oscar a la mejor actriz.

Siendo una quinceañera, Emma Stone (1988) explicó a sus padres, a través de un powerpoint (un sistema original que habla de una personalidad metódica), que quería ser actriz, así que su madre y ella se marcharon a Los Ángeles. Los primeros años fueron dramáticos. Hice decenas de castings y no me llamaron para ningún papel, ha contado. Unas cuantas apariciones en series no demasiado importantes fue el bagaje de aquella época, de ahí que, para sobrevivir en la gran ciudad, tuviera que ponerse a trabajar en la tienda de mascotas. Tan mal le fueron las cosas en esta primera época que incluso tuvo que cambiarse de nombre porque con el suyo verdadero, Emily Stone, ya había otra persona inscrita en el Sindicato de Actores de Cine. Eligió Emma, según algunos, en homenaje a una de las Spice Girls.

El giro del destino llegó en 2007, cuando la llamaron para su primera película: secundaria en Superbad, una comedia sobre adolescentes. Interpretando papeles con más o menos líneas pasaron los siguientes años. Un rockero en pelotas, Una conejita en el campus, Los fantasmas de mis exnovias Paper Man, Zombieland o Crazy stupid love son algunas de las cintas con las que Stone se dio a conocer. Pero fue Criadas y señoras, donde interpreta a una joven que quiere escribir la historia de las mujeres de servicio negras, la cinta que la convirtió en una de las estrellas jóvenes de Hollywood. En aquellos años de acelerón, Spiderman, de la que interpretó dos partes, fue su bautizo en el cine de alto presupuesto y Gangster Squad la llevó al circuito de las películas de autor.

Fue la musa de Woody Allen en Magia a la luz de la luna y sobre todo, en Irrational Man, donde interpreta a una estudiante que consigue insuflar algo de vida en la nihilista existencia de un profesor de universidad. Entre ambas cintas rodó Birdman, de Alejandro González Iñárritu, la cinta que ganó el Oscar en 2015 y en la que Stone era la hija Michael Keaton.

Su carrera estaba lanzada y La La Land confirma las opiniones de aquellos que ven en Emma Stone la futura reina de Hollywood, un trono que solo le puede disputar su íntima amiga Jennifer Lawrence. Pareja del actor Andrew Garfield durante cuatro años, Stone, de grandes ojos verdes y pelirroja teñida (su pelo natural es rubio) es una persona concienciada que participa en campañas contra el cáncer de mama después de que su madre sufriera la enfermedad.

Actriz polivalente de cine, series de televisión y teatro (sustituyó a Michelle Williams en Broadway en el musical Cabaret), Emma Stone ha dado el paso definitivo gracias al director Damien Chazelle y su La La Land, que ya ganó este año el Bafta y el Globo de Oro.

 

Fotos

Vídeos