El Peine del Viento, muy cerca de ser Conjunto Monumental

La ladera que da al conjunto del Peine del Viento lleva más de tres años protegida para evitar la caída de piedras./AYGÜÉS
La ladera que da al conjunto del Peine del Viento lleva más de tres años protegida para evitar la caída de piedras. / AYGÜÉS

El Gobierno Vasco abrirá en tres semanas el plazo para presentar alegaciones al expediente | La declaración proporcionará máxima protección legal a las esculturas de Chillida y a la plaza creada por Peña Ganchegui

Itziar Altuna
ITZIAR ALTUNASAN SEBASTIÁN

El conjunto arquitectónico-escultórico del Peine del Viento ha iniciado su andadura para que la Unesco pueda declararlo Patrimonio de la Humanidad. Pero en ese largo recorrido, que podría prolongarse durante años, hay una serie de tramitaciones a superar. La primera de ellas requiere dotarlo del máximo grado de protección, es decir, que el Gobierno Vasco lo declare Conjunto Monumental. Todas las partes implicadas, es decir, los Ejecutivos autonómico y municipal, así como las familias de los autores de la obra -Chillida y Peña Ganchegui-, llevan meses trabajando en esta cuestión. La tramitación está avanzada y, a la espera de los últimos informes de los servicios jurídicos, desde el Gobierno Vasco se estima que en tres semanas se publicará en el Boletín Oficial del País Vasco la intención del Ejecutivo de declarar Conjunto Monumental el Peine del Viento, el conjunto artístico arquitectónico que incluye las tres esculturas de acero de Eduardo Chillida incrustadas en las rocas y la singular plaza escalonada y con salidas de aire y agua creada por Luis Peña Ganchegui.

Una vez aparezca esta notificación en el BOPV, se abrirá un periodo de alegaciones de un mes y en caso de no presentarse ninguna, el documento pasará al Consejo de Gobierno para su aprobación y entrará en vigor tras su posterior publicación en el BOPV. En caso de que se incluyera alguna alegación al expediente, el Ejecutivo vasco tendría un plazo máximo de un año para dar respuesta a esas alegaciones.

Tal y como confirmaron fuentes del departamento de Cultura a este medio, el expediente que contempla el Peine del Viento como Conjunto Monumental delimita el espacio a proteger. La filosofía en la que se inspira el documento, aseguran, es que «se respete la autenticidad y la originalidad de los espacios» y que «en la medida de lo posible, se mantengan tal y como se construyeron». En el espacio que se delimita no se incluye la ladera, que actualmente se encuentra protegida por un vallado provisional. Sin embargo, sí se especifica que en ningún caso se debe interferir en la apreciación del conjunto del monumento ni «desvirtuar» el sentido original con el que se crearon la plaza y las esculturas. En este punto, una vez se declare Conjunto Monumental, serán el Ayuntamiento y la Diputación quienes tengan la potestad de decidir cualquier tipo de actuación en el Peine del Viento.

Proyecto de rehabilitación

Uno de los elementos sobre los que urge actuar es la ladera que da a la plaza, que desde hace más de tres años permanece protegida por una valla para evitar la caída de piedras sobre los viandantes que se acerquen a la zona. Las medidas que se han tomado hasta la fecha no han servido para frenar los desprendimientos, y desde las familias Chillida y Peña insisten en que hay que buscar una solución «lo menos agresiva posible con el entorno», sostiene Luis Chillida. «Hoy día lo que hay es un petacho para no permitir el acceso, pero eso no puede quedarse a perpetuidad», añade.

El expediente delimita el espacio a proteger, pero no incluye la ladera Las familias Chillida y Peña abogan por un proyecto conjunto para su rehabilitación

Las opciones que se están barajando para solucionar el problema de los desprendimientos plantean distintas propuestas que intentan aunar estética con seguridad, desde la instalación de elementos físicos que impidan a los viandantes acercarse a la ladera, hasta actuaciones directas sobre el flysch, y es en esta última opción en la que se está trabajando, tal y como admite la hija del arquitecto Luis Peña Ganchegui, Rocío Peña. «Sustituir el actual vallado por otro material, aunque sea más bonito, creemos que tendría una afección enorme sobre la plaza y crearía muchos conflictos con las escaleras y con los desniveles. No vemos la solución por ahí. Estamos más por volver a actuar en los estratos de la ladera con una malla, planteándolo de una manera más paisajística».

Desde el Ayuntamiento aseguran que se está trabajando con todas las partes implicadas para buscar un consenso. Rocío Peña destaca la «buena actitud» del consistorio, pero va más allá y pide una actuación con una visión de conjunto sobre el Peine del Viento. «Creemos que tiene que haber un proyecto que aborde todos los elementos en su conjunto, aunque luego se pueda ejecutar por partes».

Ahora, con la catalogación de Conjunto Monumental, Rocío Peña confía en que se pueda trabajar en un proyecto conjunto de rehabilitación de la plaza, en la que se aborden todos los problemas que existen a día de hoy. «Hay elementos discordantes como algunas arquetas que no deberían estar, o la actual barandilla de la rampa de acceso, o el encuentro del paseo Eduardo Chillida con la plaza». También señala que algunas de las piedras de granito rosa están rotas, hay problemas de saneamiento en algunas zonas donde el agua no evacúa bien, y que el colector que lleva el agua del mar a los orificios de la plaza debe ser revisado. En cuanto a las tres esculturas de Eduardo Chillida, «el acero va marcando el paso del tiempo, visualmente es lo que buscaba mi padre», recuerda Luis Chillida. Tras los estudios realizados treinta años después de su colocación, las obras apenas habían perdido un milímetro de material. Aunque desde la familia Chillida se insiste en que hay que proteger la «integridad» del conjunto, es decir, tanto las esculturas como la plaza que desemboca en ellas.

Otra de las cuestiones a resolver será la de la accesibilidad. El documento elaborado por el Gobierno Vasco recoge la opción de que el monumento se adapte «lo mínimo» para garantizar el acceso a todas las personas que lo deseen. El Ayuntamiento tiene previsto pulir los adoquines de forma manual y rellenar las juntas en toda la plataforma inferior del conjunto en otoño del año que viene, un planteamiento que la familia Peña Ganchegui «ve con buenos ojos», siempre y cuando se respete todo el conjunto.

 

Fotos

Vídeos