El Peine del Viento, una experiencia «estética y emocional» a proteger

El espacio escultórico del Peine del Viento adquirirá en breve la categoría de Conjunto Monumental./AYGÜÉS
El espacio escultórico del Peine del Viento adquirirá en breve la categoría de Conjunto Monumental. / AYGÜÉS

El Ayuntamiento ha formalizado la solicitud para que el Gobierno Vasco lo declare bien cultural calificado, con la categoría de Conjunto Monumental

Itziar Altuna
ITZIAR ALTUNA

El Ayuntamiento de San Sebastián anunciaba en octubre su intención de proponer a la Unesco que el conjunto escultórico del Peine del Viento sea declarado Patrimonio de la Humanidad. Para ello, será necesario cumplimentar una serie de trámites. El más inminente, que el Gobierno Vasco declare este espacio Conjunto Monumental y le dé la máxima protección legal. El departamento de Cultura y Política Lingüística ya trabaja en la propuesta, y esta misma semana, el consistorio donostiarra ha formalizado la solicitud al Ejecutivo de Vitoria.

En el documento remitido se describen las características de la obra, «tres grandes piezas de acero corten ancladas a las rocas al pie del Monte Igeldo», creada y donada por Eduardo Chillida a la ciudad, y en torno a ella «un conjunto espacial, una plaza de gratino formalizada a través de dos plataformas pétreas con un graderío irregular creado para la contemplación de la obra escultórica», diseñado por el arquitecto Luis Peña Ganchegui. Asimismo, se destaca que «el valor patrimonial de este bien» es reconocido «tanto a nivel social, como artístico y académico», lo que motiva que el Ayuntamiento solicite la declaración como Bien Cultural Calificado, con la Categoría de Conjunto Monumental «el conjunto de la Plaza y esculturas del Peine del Viento».

Esta declaración supondrá la «inclusión automática» de este bien en el Grado A de protección del Peppuc (el Plan Especial de Protección del Patrimonio Urbanístico Construido), tal y como se explica en la solicitud. A día de hoy, el Peine del Viento está incluido en el grado F que comprende elementos o espacios construidos, o partes que cuentan con valores que justifican su protección. En el grado A se recogen todos los bienes calificados por el Gobierno Vasco o por el Estado, como la iglesia de Santa María o el palacio de Miramar.

El texto redactado por el Ayuntamiento también hace referencia a los «numerosos argumentos» que avalan la solicitud presentada ante el Gobierno Vasco, entre los que destaca el «reconocimiento y valor» de los autores del conjunto escultórico del Peine del Viento, el valor de la obra en sí, y su «indiscutible» valor urbanístico, pues «se trata de una propuesta modélica en la configuración de un espacio límite urbano en su encuentro con la naturaleza». El propio Eduardo Chillida eligió este espacio, «en el que se encuentran la ciudad y la naturaleza», donde destaca «la fusión armónica entre ambos elementos, generando un paisaje de enorme belleza y armonía».

«Han sido parte activa en las corrientes artísticas y culturales más avanzadas de su tiempo» LOS AUTORES

«Se ha convertido en un patrimonio universal que debemos proteger y conservar» LA OBRA

«Una propuesta modélica que configura el encuentro de un espacio límite urbano con la naturaleza» VALOR URBANÍSTICO

Desde el consistorio se explica que «es una de las obras más reconocidas a nivel nacional e internacional» de Chillida y que en ello ha influido sin duda «la perfecta combinación con la plaza creada por el arquitecto Luis Peña». Y añade: «La conjunción entre arquitectura, escultura y paisaje sitúan al Peine del Viento como una creación artística de primer orden, como un espacio de diálogo entre la creación artística y el paisaje, entre el ser humano y la naturaleza. El Peine del Viento se ha convertido en un patrimonio universal, en un lugar que genera una relación entre la naturaleza y el arte y una experiencia estética y emocional para quien lo visita, que debemos proteger y conservar».

Respecto a los creadores del monumento, se argumenta que «ambos artistas guipuzcoanos han sido parte activa en las corrientes artísticas y culturales más avanzadas de su tiempo, contribuyendo a la visibilidad internacional de la creación vasca». Sobre Eduardo Chillida se cita que «a finales de los 70 ya era un artista consagrado mundialmente», y en el caso de Luis Peña Ganchegui se explica que «está considerado como uno de los introductores de la arquitectura contemporánea en España».

Declaración inminente

La solicitud formal del Ayuntamiento para declarar Conjunto Monumental el Peine del Viento y dotarlo así de la máxima protección legal ya está en manos del Gobierno Vasco, que en breve publicará en el Boletín Oficial del País Vasco la propuesta, para su posterior aprobación por el Consejo de Gobierno. Si no surgen imprevistos de última hora, la declaración será oficial a principios de año.

Mientras tanto, el consistorio y las familias de los artista acordaron la semana pasada cubrir con una red especial la ladera de Igeldo para eliminar así el vallado provisional que desde hace tres años protege este espacio de la caída de piedras. El acuerdo también plantea una gran operación de mantenimiento integral del entorno, tanto en la iluminación como en el firme, y en el arreglo de los colectores subterráneos que dejan pasar el agua que sale por los agujeros característicos del monumento.

 

Fotos

Vídeos