NOTABLE VALDELLÁN

BARQUERITO

No la única, pero la virtud mayor de la corrida de Valdellán fue la de ser distinta a cualquiera de las veintiuna jugadas por delante en la feria. Lo fue para bien. Distinta a las cuatro de común estirpe -la de La Quinta y las tres de identidad Albaserrada- y muy diferente de las de sangres Domecq, Núñez o Atanasio. La referencia de los santacolomas de Salamanca es en San Isidro historia pasada y perdida, y no olvidada pero casi. La corrida de Valdellán la devolvió al que fue su escenario habitual en los años 50 y 60, y no tanto a partir de entonces.

Hubo en la muleta, y antes en el caballo pero no tanto, un tercer toro extraordinario, el más en el tipo fijado en la ganadería de procedencia -Pilar Población-, que, puro carbón, hizo al embestir el surco con son de auténtico vértigo, irrefrenable codicia, repeticiones de escándalo y, solo al tomar engaño, una fijeza sobresaliente.

Con las bendiciones del sector torista de las Ventas, Valdellán se ganó el derecho a debutar en San Isidro. Sin contar a un ganadero de la categoría del mexicano Alberto Bailleres con el hierro de Zalduendo, que es otra historia, quien en rigor se estrenaba era Fernando Álvarez. La corrida se vivió en ambiente torista y con los jacobinos a favor de obra. Al ambiente y las expectativas respondió la corrida, no toda entera, pero con la balanza a favor. Solo hubo un inconveniente muy grave: una tarde de viento enredadísimo, que hizo estragos y no dejó sin barrer ni un solo rincón del ruedo.

Robleño, recibido con una ovación, manejó la cosa con fino instinto de digamos perro viejo. Habilidoso, le ganó por la mano al primero, que lo miró mucho, y resolvió la papeleta del pegajoso cuarto sin sufrir. A los dos los tumbó de notables estocadas. Iván Vicente fue el más castigado por el viento, que hizo imposible la pelea con el agrio segundo y lo puso dificilísimo con el playero quinto, y más cuando se dejó sentir la toma de partida por el toro. Cristián Escribano anduvo sereno y calmoso, sin aflicciones ni dudas, con el monumental sexto. Tres toreros de la provincia de Madrid. Una mera coincidencia.

Temas

Toros