La Orquesta Sinfónica de Euskadi cierra la temporada de abono en el Kursaal

Alexei Volodin./MARCO BORGGREVE
Alexei Volodin. / MARCO BORGGREVE

El pianista Alexei Volodin interpretará el 'Concierto para piano número 3' de Rachmaninoff con la OSE, que también tocará la 'Sinfonía número 5', de Tchaikovsky

R. KORTASAN SEBASTIÁN.

El intérprete ruso Alexei Volodin, especialista en la obra de Rachmaninoff, se enfrentará a su 'Concierto para piano número 3', en el último programa de la temporada 2018/19 de la Orquesta Sinfónica de Euskadi (OSE), que también incluirá la 'Sinfonía número 5' de Tchaikovsky. Bajo la batuta de su director titular, Robert Treviño, la OSE actuará hoy y mañana en el Auditorio Kursaal de San Sebastián, el día 10 en el Palacio Euskalduna de Bilbao, el 11 en el centro Baluarte de Pamplona y el 13 en el teatro Principal de Vitoria, con lo que dará por concluida su temporada de conciertos de abono.

Según informó ayer este miércoles en una nota la sinfónica vasca, Treviño se ha decantado para este último programa de la temporada por la música rusa y esas dos obras de Rachmaninoff y Tchaikovsky, bajo el título 'Fracaso o victoria'.

PROGRAMA

Lugar
Auditorio Kursaal.
Días
Hoy y mañana, a las 20 horas.
Programa
'Concierto para piano nº3', de Rachmaninoff, y 'Sinfonía nº5', de Tchaikovsky.

Alexei Volodin fue alumno en Moscú de una de las profesoras más influyentes de la escuela pianística rusa, Elisso Virssaladze, y saltó a la fama en 2003 al ganar el Concurso Géza Anda de Zúrich, a partir de lo cual se labró su reputación como uno de los mayores especialistas actuales en el repertorio ruso. Volodin se ha dedicado de forma primordial a Prokofiev y Rachmaninoff, a cuya música para piano dedicó uno de sus discos más celebrados en 2013.

Con su interpretación del concierto número 3 de Rachmaninoff, Volodin deberá hacer gala de «una técnica apabullante y gran resistencia física», ya que prácticamente no dejará de tocar durante todo el concierto señalan desde la OSE.

Para la segunda mitad del concierto, Treviño ha optado por la 'Sinfonía nº5', de Tchaikovsky, una de las sinfonías más originales y memorables del último tramo del siglo XIX. Su proceso de composición fue tan duro que el ruso llegó a afirmar que «tengo que exprimirla de mi cerebro embotado». En su interior, Tchaikovsky conjugó la gran forma sinfónica con un programa literario oculto y, de esa tensión, así como del folclore eslavo y el lenguaje del ballet, nació una de las sinfonías más bellas y conocidas de la actualidad.

Quincena, Zinemaldia...

Una vez terminada la actual temporada de abono y antes de comenzar la siguiente, 2019/20, la sinfónica vasca participará, como orquesta principal asociada, en el concierto de los Premios Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA el 17 de junio en Bilbao e intervendrá durante el verano en la 80 edición de la Quincena Musical de San Sebastián, con la interpretación de la ópera 'Madame Butterfly' de Puccini bajo la batuta de Giuseppe Finzi, los próximos 13 y 15 de agosto en el Kursaal y el 24 de agosto, con la Coral Andra Mari y un programa que abarca las obras de Ravel, Sorozabal y Bartok. También participará en el Festival Musical Soriano y el Zinemaldia, entre otras citas.

La Temporada de Abono 19/20 arrancará después del verano con un programa titulado 'Expectativa' y que llevará al público en un viaje por lo desconocido con un programa casi íntegramente oculto, que no se desvelará hasta el desarrollo del propio concierto.