El Orfeón Donostiarra busca pequeños cantores y voces masculinas entre 11 y 18 años

Esteban Urzelay asegura que «los pequeños cantores son el primer eslabón del Orfeón Donsotiarra»./
Esteban Urzelay asegura que «los pequeños cantores son el primer eslabón del Orfeón Donsotiarra».

El coro realiza hoy una prueba para seleccionar voces «sanas y con aptitudes para el canto», explica Esteban Urzelay

JAIONE ALONSOSAN SEBASTIÁN.

El Orfeón Donostiarra busca pequeños cantores de entre 8 y 10 años y voces masculinas para el Orfeoi Txiki y Gazte. «Se busca que la voz esté sena, que tenga un mínimo de oído y aptitudes para el canto», explica Esteban Urzelay, subdirector del Orfeón Donostiarra. Hoy, de 17.30 a 19.00 horas, el Orfeón celebra su jornada de puertas abiertas en las que además se puede aprovechar para formalizar la matrícula. Será en su sede de la Parte Vieja donostiarra (calle San Juan, 6).

Dentro de los coros infantiles del Orfeón Donostiarra se encuentran los pequeños cantores, que cubren las edades comprendidas entre los 8 y 11 años y el Orfeoi Txiki, en el que tienen cabida los comprendidos entre los 11 y 15 años. «La grandísima mayoría continúa, pero lo que nos interesa sobre todo son voces de 8 a 10 años porque es el primer eslabón. El resto de los coros se surte de la gente que va pasando de un coro a otro, pero donde suele haber problemas para meter gente es en el coro de los pequeños». Este año ha habido 35 pequeños cantores, pero hay que tener en cuenta que «unos 15 o 20 pasan al curso siguiente y hay que volver a rellenar para que la cadena que lleva al Orfeón Donostiarra sea sólida».

INSCRIPCIONES

Jornada de puertas abiertas
Hoy
de 17.30 a 19.00 horas.
Lugar
Sede del Orfeón Donostiarra en la Parte Vieja (calle San Juan, 6).
Taller de música
Para
desde los 4 a los 8 años.
Coro infantil y juvenil
Para
Pequeños cantores (8-11 años), Txiki (11-15 años) y Gazte (15-18años).
Aulas de violín y violonchelo
Para
todos, niños y mayores.

A los que se presenten hoy a los dos coros infantiles así como al Orfeoi Gazte -la antesala del Orfeón y dirigido a jóvenes de entre 15 y 18 años- se les hará una pequeña prueba. Urzelay asegura que lo más importante es que «la voz esté sana porque es el instrumento que vamos a trabajar». «También debe de tener un mínimo de oído, que se puede aprender pero es mejor si ya se viene con esa facilidad», añade.

Por cada dos chicas, un chico

Los Orfeones Txiki y Gazte, el paso previo antes de debutar con el gran coro donostiarra, están faltos de voces masculinas. «Nos interesaría que viniesen chicos. Cada dos chicas, hay un chico. Entre los dos coros sumaron casi 180 este curso pasado: 120 eran chicas y 60 chicos», recalca Urzelay.

Formar parte de cualquiera de estos tres coros -los pequeños cantores, el Txiki y el Gazte- tiene su recompensa. Además de participar junto al Orfeón Donostiarra en la misa del Día de San Sebastián en enero, así como en la Salve y la Misa del día de la Virgen en agosto en la Basílica de Santa María del Coro de la ciudad, protagonizan el concierto benéfico en favor de UNICEF, que se celebra en el Kursaal cada 28 de diciembre.

Dentro del Orfeón donostiarra se le da una importancia especial al taller de música Antxon Ayestarán, dirigido a niños desde los 4-5 hasta los 7-8 años, porque es «la primera inmersión en la música». «Se trata de despertar y sensibilizar musicalmente al niño para una posible opción posterior de alfabetización y formación», explica Urzelay. Y esto se consigue a través del juego: «descubren sonidos, hacen instrumentaciones, cogen una canción y ellos eligen los instrumentos con la que van a acompañarla e incluso, a veces, construyen esos instrumentos». Los niños de estas edades pueden aprovechar la jornada de puertas abiertas de esta tarde para inscribirse; de lo contrario, lo podrán hacer de 9:30 a 13:30 y de 16 a 20 durante el mes de julio; y de 9:00 a 14:00 horas, en agosto.

Las inscripciones de las aulas de violín y violonchelo ya están abiertos y están dirigidas a todos, a niños y a mayores, donde se enseñan estos instrumentos desde el grado elemental al superior. «Esta tarde se podrá hablar con el profesor para ver si se tiene algún conocimiento previo, hay gente que viene a preparar alguna prueba para el conservatorio, o para entrar en una academia, otros que quieren aprender el instrumento por hobby. Esta tarde es el momento para hablar con el profesor sobre las inquietudes del alumno», explica Urzelay.