El marino tuvo dos hijos naturales fallecidos en edad prematura

La madre de Elcano, Catalina del Puerto,terminó siendo su heredera universal

Borja Olaizola
BORJA OLAIZOLA

Juan Sebastián Elcano tuvo dos hijos naturales de otras tantas mujeres. En el testamento que manda hacer antes de su muerte en el océano Pacífico nombra heredero universal a su hijo Domingo Elcano y deja a su madre, Mari Hernández de Hernialde, 100 ducados de oro «por cuanto seyendo moza, virgen hube», es decir, «la tuve moza y virgen». También deja 40 ducados a María de Vidaurreta, con la que tuvo una hija, aunque especifica que si los quiere cobrar debe llevar a la criatura a vivir a Getaria.

El catedrático Romero Tellafigo indica que la madre del heredero llegó a cobrar lo establecido: «Nos consta por una minuta de real cédula de 18 de enero de 1538 que lo cobró o por lo menos se mandó por el Rey». Los dos hijos del marino, sin embargo, debieron morir a edad prematura, añade el estudioso: «En las informaciones que se hacen en Getaria diez años después de la muerte de Elcano, requeridas por Catalina del Puerto, madre de Elcano, los testigos no conocían ya la existencia de ambos hijos, lo que hace deducir que ambos niños murieron de forma prematura».

En ausencia de los hijos, es la madre del marino la que resulta ser la heredera universal. Catalina del Puerto, sin embargo, se estrella una y otra vez con la administración de la Corona cuando reclama que se le devuelva una parte de lo invertido en la expedición. Pero el viaje deLoaysa resultó tal fracaso -la única nave que llegó a las Molucas fue apresada por los portugueses- que los pleitos que entabló no prosperaron. «Lo de las quintaladas no hay hablar, pues la nao se perdió e no hubo efeto del viaje», contesta la Hacienda Real a las demandas de la madre del marino. «Y de los sueldos y recompenas de su hijo Juan Sebastián, solo cobró la quinta parte y en dos plazos. Tuvo un pleito que duró treinta años para cobrar muy poco», sentencia el catedrático de la Universidad de Sevilla.